La delegada, en las dependencias de la Policía Local. / Ayuntamiento de Irun

En la víspera del día de inicio oficial de las Fiestas de San Pedro y San Marcial, la delegada de Policía Local, Cristina Laborda, ha informado de las medidas más significativas que pone en marcha su departamento.

«Tenemos por delante probablemente los días más intensos del año en cuanto a actividades en la calle. Son dos años sin Fiestas y la gente tiene muchas ganas de salir y disfrutar con familiares y amigos/as. Por eso, además de los mensajes que hemos ido lanzando desde el Ayuntamiento para hacer compatible el disfrute con la convivencia y el respeto, Policía Local lleva tiempo preparando un dispositivo para velar por el correcto desarrollo de los actos y, en el caso de tener que actuar ante cualquier contingencia, responder lo antes posible y en coordinación con el resto de servicios de emergencias», ha señalado Cristina Laborda.

Todo el dispositivo previsto por Policía Local se enmarca en la activación del Plan Municipal de Protección Civil. Una vez actualizado y tras su entrada en vigor el año pasado, una de las eventualidades que contempla para su puesta en marcha es la generación de grandes concentraciones o eventos, como es el caso de las Fiestas de San Pedro y San Marcial. «Su activación significa tener un marco normativo para la movilización de recursos en cuestiones de seguridad a través de un mando único compuesto por todos los servicios de emergencias y en coordinación con la Ertzaintza. Avanzamos enormemente en coordinación y planificación», señalaba Cristina Laborda.

Geolocalización

En ese sentido, la delegada informaba que de la mano del servicio de geolocalización del área de Urbanismo, se ha creado un cuadro de mando geolocalizado para consumo interno que ayudará la labor diaria de los servicios de emergencia. Explicaba Cristina Laborda que «se trata de una herramienta informática que no sólo nos situará sobre el mapa todas las actividades del programa festivo que hay cada día en la ciudad, los cierres de seguridad que se han marcado, los recursos humanos desplegados, las ambulancias, o cuestiones que no son menores, como las boca de riego, hidrantes así como puntos de recogida de bomberos en caso de emergencia; también permite conocer el estado de todo los puntos estratégicos por días y por horas en el mismo cuadro de mandos centralizando todo los datos necesario en una misma pantalla».

La responsable de Policía Local añadía que «si bien el riesgo cero no existe, este panel de control nos va a permitir tener una mejor capacidad de respuesta». En caso de producirse una contingencia o incidencia, sobre plano se podrían ver los recursos disponibles. Durante las fiestas hay programadas muchas actividades en distintos puntos de la ciudad que exigen un esfuerzo por parte de la Policía Local, sobre todo en gestión de personas, y con esta herramienta se podrá dirigir de forma más eficaz. Además, el hecho de que los servicios asistenciales estén juntos en el momento facilitaría una respuesta unificada.

«Ojalá no se produzcan, pero si llega el momento, queremos estar lo más preparados posible para afrontar aquellos escenarios en las que integridad de las personas esté en riesgo, con especial mención por ejemplo a la amenaza de la violencia machista», apuntaba Cristina Laborda.

En este trabajo de coordinación, la delegada destacaba la colaboración con la Ertzaintza. «El trabajo conjunto es fundamental, más si cabe estos días y la semana pasada tuvimos en esa dirección una reunión satisfactoria con la viceconsejería del Gobierno Vasco para ultimar el dispositivo de cara a estos días de Fiestas».

Colaboración ciudadana

Cristina Laborda resaltaba asimismo la labor de los/as agentes municipales durante estos días, «como con el resto del año, es de agradecer su trabajo más si cabe en estas jornadas en las que el área de Policía Local redobla esfuerzos para tratar que todo transcurra con la máxima normalidad posible, entendida ésta en un contexto de Fiestas como estamos. Pero también es importante que todos/as nosotros/as pongamos nuestro granito de arena y colaboremos como ciudadanos/as en el cumplimiento de las ordenanzas con actitudes y hábitos que, por otro parte, no dejan de ser cuestiones de sentido común en favor la convivencia y el respeto entre vecinos/as».