Miguel Ángel Páez junto a los alumnos de los centros iruneses. / Ayuntamiento de Irun

La Sala Capitular del Ayuntamiento de Irun ha celebrado este jueves el acto de clausura de la Agenda 21 Escolar de este curso. Organizada por el área municipal de Desarrollo Sostenible, esta iniciativa ha contado con la presencia del delegado de Desarrollo Sostenible, Miguel Ángel Páez, y con la participación de representantes de ocho centros escolares de Irun. El tema desarrollado por este programa en el curso ha sido el cambio climático.

Alrededor de 5.200 alumnos han tomado parte durante todo este curso abordando distintos asuntos relacionados con esta temática con trabajos específicos en función de la edad. Entre los ámbitos estudiados a lo largo de las últimas ediciones del programa están los residuos, la energía, el uso de la bicicleta y la red de bidegorris existente, el calentamieno global, la huella ecológica, la movilidad y el consumo de los coches.

«Son ya 13 años trabajando por el medio ambiente desde las aulas», como recordaba el delegado Miguel Ángel Páez, «Es importante seguir acercando estos temas a los centros para que a nivel educativo se debata sobre estos asuntos y los jóvenes desde los más pequeños, con contenidos adaptados, a los más mayores de Bachillerato puedan también expresar sus opiniones sobre cómo ven la situación». Una representación de cada uno de los siguientes centros han participado en la audiencia de este jueves: Dunboa Eguzkitza, Elatzeta, Hirubide, Irungo La Salle, Toki Alai y Txingudi, así como el instituto Pio Baroja.

¿Cómo funciona la Agenda 21 Escolar?

La Agenda 21 Escolar se trabaja a lo largo de tres ejes: currículum, gestión del centro escolar y participación en el municipio. Los temas tratados hasta ahora han sido diversos: agua, energía, movilidad comarcal, consumo, alimentación sostenible, etc. Una vez completados la inserción del tema elegido en el currículum y el diagnóstico en la gestión del centro, se desarrolla un plan de actuación con posibles mejoras, y para ello realizan diversas actividades, tanto en el aula como en la calle. Con los resultados obtenidos, además de adquirir una serie de compromisos personales, sugieren propuestas dirigidas a los representantes municipales en la audiencia que se ha llevado a cabo este jueves.

De esta manera, empezando de la educación infantil hasta el bachillerato, el alumnado del municipio se encuentra inmerso en una actividad que contempla la participación ciudadana dispuesta a contribuir a que Irun sea cada vez más sostenible.