Miguel Ángel Páez, delegado de Hacienda. / Ayuntamiento de Irun

El delegado de Hacienda, Miguel Ángel Páez, ha anunciado recientemente en rueda de prensa que, por tercer año consecutivo (desde el inicio de la pandemia), el Ayuntamiento de Irun mantendrá la congelación de tasas e impuestos; es decir, no habrá incrementos en impuestos como el de vivienda, la viñeta, el de construcciones y obras o el IAE; ni en las tasas, que son los precios que paga la ciudadanía por la mayoría de los servicios municipales.

«Los incrementos en la energía y en algunas materias primas ya se están haciendo notar en las facturas y en la cesta de la compra y todo parece indicar que la incidencia en los próximos meses pueda ser aún mayor», señalaba Miguel Ángel Páez. «Desde el Gobierno municipal, dentro de las competencias que tenemos, estamos trabajando una batería de acciones que van dirigidas, todas ellas, a tratar de aliviar la carga a las economías de las familias irundarras».

En esa voluntad de apoyar a la ciudadanía se inscribe la decisión de congelar tasas e impuestos, eso pese a que como reconocía Páez estos supone una pérdida de poder adquisitivo para el Consistorio. El delegado también sumaba en esta línea de acción municipal el refuerzo de programas como las ayudas Erosi Eta Ikasi para la compra de material escolar en la vuelta al cole, o las ayudas a la mejora de la eficiencia energética en hogares de la ciudad.

Presupuesto de 2023

Asimismo el responsable municipal de Hacienda confirmó que ya se está trabajando en el proyecto de presupuesto municipal del 2023 con la previsión de llevarlo a Pleno antes de que termine el año. Las áreas municipales tienen esa fecha en su calendario y tienen en mente ir elaborando sus propuestas. Ante el volumen de inversión ya comprometido en ejercicios anteriores, el delegado adelantaba que será «un presupuesto coherente y en línea de los anteriores, en el que tenemos como objetivo rematar nuestro programa de Gobierno».