Cristina Laborda e Iñaki Corral. / Ayuntamiento de Irun

La delegada de Policía Local, Cristina Laborda, acompañada por el suboficial Iñaki Corral, hacía este viernes balance del trabajo que en la primera parte del año 2019 ha realizado en la ciudad un equipo de agentes cívicos. Hablamos de una acción enmarcada en las campañas que regularmente programa el Ayuntamiento de Irun, algunas fruto de procesos de participación ciudadana, para concienciar en diversos temas a favor del civismo.

«Dentro de las labores de Policía Local se encuentra la de velar por el cumplimento de las ordenanzas municipales, y muchas de ellas están directamente relacionadas con aquellas conductas que contribuyen a garantizar el civismo en la ciudad. Cada uno de nosotros puede poner su granito de arena, y por eso un equipo de cinco agentes cívicos ha recorrido meses atrás la ciudad recordando cómo con pequeñas acciones podemos hacer de Irun una ciudad mejor, también desde el punto de vista de la convivencia y el respeto entre vecinos”, señalaba Cristina Laborda.

Recordaba asimismo la delegada que «el año pasado, en el mes de mayo, ya pusimos en marcha una campaña de civismo. Hicimos mucho hincapié en el valor que tiene cada uno de nosotros con nuestras propias acciones como ciudadanos y por eso hacíamos ese llamamiento al ‘Yo colaboro’, ‘Yo recojo’, ‘Yo respeto’ que eran los lemas de la campaña». Cristina Laborda añadía que «el balance es positivo en tanto y cuando hemos conseguido trasladar estos mensajes y al mismo tiempo recoger opiniones y propuestas para mejorar, pero sabemos que es una carrera de fondo en la que tenemos que seguir insistiendo, porque así nos lo solicitan en muchos encuentros con los vecinos». Confirmaba así la delegada que ya está en marcha una nueva campaña, que dará continuidad a los temas tratados en el primer semestre del año, y de la que próximamente se darán más datos.

Detalles de la campaña

La campaña de civismo se inició a finales de diciembre de 2018 y se prolongó hasta el mes de junio. En turnos de mañana y tarde, y de lunes a viernes de 8:00 a 14:00 horas y de 14:00 a 20:00 horas, cinco agentes cívicos trabajaron con 4 asuntos como referencia: tenencia de animales de compañía, fundamentalmente perros; la movilidad en la ciudad, residuos y convivencia y valores cívicos.

En detalle, el equipo de agentes cívicos profundizó en tareas de concienciación en torno a las responsabilidades que tienen los dueños de los perros en el cuidado de estos animales, concretamente en la necesidad de recoger en vía pública y depositar en los lugares habilitados las heces de los perros, así como en evitar la normativa en la tenencia de los perros potencialmente peligrosos.

Otros de los asuntos que centró esta campaña fue la normativa sobre el uso de la bicicleta en la ciudad y el recordatorio de que las aceras son espacios para los peatones; también se incidió en la responsabilidad de todos/as a la hora de mantener limpia nuestras calles (gestión de residuos), las actitudes adecuadas para mantener la convivencia en las comunidades de vecinos, o las medidas que hay que tomar cuando se ocupa la vía pública para ejecutar obras u otros trabajos que requieren de instalación de elementos en la calle.

Resultados positivos

Desde Policía Local valoraban positivamente que a lo largo de estos seis meses de campaña se ha podido contactar con 3.099 ciudadanos iruneses, a los que se les ha podido informar sobre el buen uso y los buenos comportamientos cívicos reflejados en las ordenanzas municipales. «Se ha detectado y derivado también las incidencias y desperfectos existentes en las calles de Irun a los entes correspondientes con una resolución rápida y eficaz y se ha reducido el número de quejas referente al tema de alimentación de animales en la vía pública», señalan desde Policía Local.

Otro de los resultados favorables que trae la campaña ha sido haber recogido y atendido 512 quejas/sugerencias surgidas de estas acciones y haber recopilado las diferentes demandas realizadas por los iruneses y puestas a disposición de las diferentes administraciones correspondientes para su evaluación y posterior actuación.

«Es decir, a través de estas campañas de civismo podemos dar solución a problemas del día a día. No es sólo repartir unos materiales de información, sino ser proactivos y aprovechar esas opiniones y sugerencias para mejorar y reforzar nuestros mensjaes a favor de un mayor civismo», concluía Cristina Laborda.