Oficinas municipales.

Abotsanitz señalaba este pasado viernes a través de una nota de prensa que «el PNV se ha olvidado de la plantilla municipal en el presupuesto», en relación al proyecto de presupuesto presentado por el gobierno municipal y que se llevará a debate para su aprobación al pleno del próximo 28 de noviembre.

«Es conocido que uno de los mayores problemas del Ayuntamiento de Hondarribia, si no el mayor, es la falta de personal y la tasa de interinidad de la plantilla. Todos los partidos estamos de acuerdo, lo hemos reconocido más de una vez, y lo volveremos a hacer la próxima semana durante el debate del presupuesto. Pero quien tiene la posibilidad de cambiarlo, no lo hace. La partida presupuestaria del personal subirá un 11% el próximo año. Pero esa subida no se va a cumplir, el gobierno municipal está mintiendo. Un ejemplo: el PNV propone una subida del 12% en la partida que corresponde al personal de la Policía Municipal. Es imposible, porque no se prevén nuevas contrataciones, y algunos de los agentes han sido contratados este año como auxiliares, en lugar de como agentes», indicaban desde Abotsanitz.

La formación considera que «el problema es muy grave. Por ley, la administración está obligada antes de 2021 a reducir la tasa de interinidad por debajo del 8%. La de Hondarribia está por encima del 60%. ¿Cómo vamos a cumplir el objetivo si en vez de crear empleos nos limitamos a lanzar programas puntuales que no hacen sino aumentar la interinidad? Entre las poblaciones vascas entre 10.000 y 20.000 habitantes, Hondarribia se sitúa en la parte baja de la lista en cuanto a tasa de trabajador municipal por habitante, a pesar de tener cerca de 50 millones de remanente de tesorería. Al menos 15 puestos de trabajo de la plantilla municipal están sin cubrir, la interinidad es desproporcionada, y estos datos no han hecho sino empeorar desde que Txomin Sagarzazu es alcalde».

«No hace falta decir que la falta de personal provoca consecuencias muy graves en el día a día. Por un lado, muchos de los proyectos aprobados no se llevan a cabo. Por otro, la población de Hondarribia no recibe el servicio que debería recibir. Por último, las condiciones laborales de los trabajadores empeoran progresivamente, provocando bajas, sindrome del trabajador quemado, etcétera. En el presupuesto del Ayuntamiento de Hondarribia hay una partida denominada Fomento de Empleo. El PNV ha destinado 0 euros a esa partida presupuestaria».