«Es una pasada ver cómo la gente de alrededor se presta a ayudar»

Eukene Sagarzazu Amunarriz, cantinera de Montaña

0
700

Eukene Sagarzazu Amunarriz, de 23 años, es la cantinera de Montaña de este año. Sus amigas, muchas de ellas cantineras de otros años, le aconsejan en todo. Reconoce que será especial el encuentro con todas las compañías en Gernikako Arbola, justo frente a su casa.

– ¿Cómo fue el día de la elección?

El día de la elección fue el 24 de julio a la tarde. Estaba en casa con algunos familiares esperando. Sobre las ocho y media escuchamos a gente entrar al portal y subir las escaleras y entonces en mi casa se hizo el silencio hasta que tocaron el timbre. Fui yo a abrir la puerta y me preguntaron si quería ser cantinera, a lo que respondí que sí. Entonces entraron y empezamos a celebrarlo con la familia y con amigas.

– Lo primero que os suelen aconsejar cerrar es el tema de las botas, ¿cómo fue el momento de probártelas?

Pues el día siguiente a la elección la cantinera de Montaña del año pasado y una amiga me dejaron sus botas para que me las probara, pero no me quedaban bien y al final me tuve que hacer nuevas. Cuando me las probé me sorprendió mucho ver lo cómodas que eran.

– Familia y amigos se suelen volcar en los preparativos. ¿Tienes ya todo preparado?

Sí, es una pasada ver cómo la gente de alrededor se presta a ayudar en lo que necesites y la ilusión con la que me hacen regalos. Todavía no tengo todo preparado pero la mayoría ya está en marcha. Hay unas cuantas cosas que no tengo pero con los regalos que me van haciendo la lista se va haciendo más pequeña.

– ¿Qué momento esperas con más ilusión?

Yo creo que viviré todos los momentos con la misma ilusión pero espero con ganas el día 7 de septiembre, la Salve en Guadalupe, ya que de pequeña solía ir todos los años y ya hace unos años que no voy.

– ¿Qué te dicen las cantineras de otros años?

Pues sobre todo que disfrute de cada día que el tiempo pasa muy rápido. Como varias de mi cuadrilla han salido de cantineras cualquier duda que tengo les pregunto a ellas y siempre están preparadas para ayudarme y aconsejarme en lo que sea.

– ¿Algún lugar del recorrido que signifique algo especial para ti?

Yo creo que será cuando todas las compañías nos reunamos en Gernikako Arbola, ya que yo vivo justo enfrente y toda mi familia estará en el balcón de casa.

– ¿Un deseo para el 8 de septiembre?

Pasar un bonito día con amigos y familiares, acordándonos también de los que no están.