Presentación del programa que se pone en marcha este año en Ventas. / Ayuntamiento de Irun

La delegada de Cultura del Ayuntamiento de Irun, Juncal Eizaguirre, ha anunciado este lunes en Ventas la vuelta del programa “Barrios Creativos” con un nuevo formato. Se trata de una iniciativa que se puso en marcha en 2015 con el objetivo de poner en común a artistas locales con asociaciones de vecinos para dinamizar diversos puntos de la ciudad a través del arte contemporáneo.

«Este año hemos hecho una valoración del programa, incluso nos hemos reunido con alguna asociación y artistas que participaron en el programa de 2015, y a pesar de considerar que la experiencia fue positiva, hemos rediseñado el programa con el fin de dar un paso más allá y conseguir mejores experiencias», explicaba Eizaguirre.

En aquella ocasión, cuatro artistas locales trabajaron con Alde Zaharra-San Juan, Elitxu, San Miguel y Anaka. «La diferencia fundamental es que en lugar de intervenir en cuatro barrios diferentes, lo que hemos hecho ahora es elegir un solo barrio y concentrar todas las intervenciones en él», añadía la delegada de Cultura. «Pensamos que los resultados serán más visibles y concentrados, y generarán un mayor impacto». El programa pasa por tanto a llamarse “Barrio Creativo”.

Los objetivos del programa siguen la línea del año pasado: buscar puntos o zonas en desuso que puedan ser aprovechadas para realizar una intervención artística. Los resultados pueden ser de distinto tipo; «puede ser un mural, puede ser un objeto, pero también puede ser un vídeo o una canción. Esto dependerá de la evolución del programa entre los vecinos», añadía Juncal Eizaguirre.

Primeros pasos

El proyecto está actualmente en la primera fase, en la cual se ha creado un grupo motor con vecinos con el objetivo de liderar el proceso de participación. Ya se han identificado algunas zonas del barrio que podrían entrar dentro del proyecto, pero para desarrollar más esta iniciativa, se ha convocado para el domingo, de 10:00 horas a 14:00 horas una jornada abierta a toda la ciudadanía para identificar espacios, necesidades y potencialidades del barrio que puedan servir para ejecutar estas intervenciones.

El siguiente paso será contactar con artistas para ver cómo pueden responder a estas necesidades y retos que detecten los vecinos. Entre todos elegirán una propuesta concreta que será la que se materialice. Habrá por último una convocatoria final para explicar en detalle todo el proceso que se ha llevado a cabo.

La delegada concluía que «iniciativas de este tipo pueden facilitar desarrollar una cultura de proximidad acercando actividades y acciones culturales a los barrios de la ciudad. Otra alternativa para captar nuevos públicos y hacer que la oferta de la ciudad se multiplique».