Jacobo Cuétara renueva hasta 2024

El preparador asturiano se incorporó a la disciplina bidasotarra en la temporada 2016/2017, cuando llegó procedente del Villa de Aranda

0
374

El C.D. Bidasoa y Jacobo Cuétara (Ribadesella, 1980) han llegado a un acuerdo para que el entrenador continúe al frente del Bidasoa Irun hasta el 30 de junio de 2024.

El preparador asturiano se incorporó a la disciplina bidasotarra en la temporada 2016/2017, cuando llegó procedente del Villa de Aranda, que entrenó durante tres temporadas después de haber formado parte del Ademar de León entre los años 2001 y 2013, donde fue segundo entrenador desde el año 2005.

Contando los partidos de la Liga Sacyr ASOBAL, competiciones europeas, Copa del Rey y Copa Sacyr ASOBAL, Cuétara ha alcanzado los 195 choques en el banquillo bidasotarra. En las cinco temporadas completas al frente del banquillo bidasotarra, el Bidasoa Irun ha concluido 11º, 10º, 2º, 4º y 2º.

Estas tres últimas clasificaciones han supuesto la consecución del billete europeo tres temporadas consecutivas (Velux EHF Champions League y EHF European League), éxito que el club no lograba desde las temporadas 1993-1997.

En este periodo reciente, el Bidasoa Irun es uno de los dos clubs que ha sumado tres clasificaciones consecutivas a la Copa Sacyr ASOBAL, a la que en 2019 regresó 23 años después de la última vez.

“Feliz y con ilusión”

El entrenador del Bidasoa Irun, Jacobo Cuétara, y el presidente del C.D. Bidasoa, Gurutz Aginagalde, han subrayado han puesto en valor el actual proyecto del club y la “ilusión en el futuro” después de que el técnico haya prolongado por dos temporadas más un compromiso con el club que arrancó hace seis años.

“Ilusión es el término que mejor define mi estado de ánimo y también el de mi familia”, ha reconocido Cuétara, que reconoce que tanto su familia como él mismo están “muy a gusto” en Irun: “Hemos conseguido entre todos algo muy bonito y hay que seguir disfrutando del equipo y haciendo crecer al club. Tenemos ese reto de seguir haciendo crecer el club. Podemos dar muchos pasos hacia arriba, hay mucho que evolucionar, y además, estoy viendo a la gente con mucha ilusión, estoy viendo a la directiva con un brillo especial en los ojos por esa ilusión en el futuro y podemos aportar muchas cosas. No he tenido ninguna duda en seguir e ilusión es la palabra que define mi estado ahora mismo”.

El máximo responsable técnico del primer equipo explica que “el club está mejorando su estructura y organización interna en distintas áreas. Viene de meses atrás con diversas evoluciones y afecta al plano deportivo, porque podemos seguir creciendo como club en distintas vías en el que el plano deportivo sale beneficiado”.

“Ese trabajo con los jóvenes que estamos desarrollando, esa buena evolución de la cantera en Irun más los jóvenes que tienen mayor proyección y que ya se están viendo algunos resultados, todavía podemos pulir detalles para engrasar esa maquinaria y tenerla en mejor funcionamiento. En eso estamos trabajando”, ha ejemplificado Cuétara sobre la base, respecto a la que considera “bueno que se sigue evolucionando en la estructura y en el funcionamiento. Todavía podemos dar más pasos adelante, con nuevas opciones para mejorar metodológicamente, y ya empiezan a verse frutos y esperemos que dé más en el futuro. Para tener solidez como club es importantísimo sacar jugadores jóvenes, que ya lo estamos haciendo, pero hay que seguir”.

Sobre el primer equipo ha destacado la importancia de haber conseguido “estabilizarnos independientemente de los componentes incluso de la plantilla, porque el equipo está arriba y eso es positivo para el club: demuestra estabilidad. Vamos a ver si mejoramos con todo esto que estamos comentando y podemos crecer para tener equipos mejores y más potentes. Estamos trabajando desde ya”.

El entrenador asturiano subraya las “señas de identidad” del equipo, que “definen muy bien nuestro juego, nos hacen distintos. Puede gustar más o menos, pero es un balonmano distinto, y tener esas señas de identidad como grupo es importante”. Junto a esto, los valores, que están “muy arraigados en la sociedad en la que vivimos: ese trabajo en equipo, ese esfuerzo, esa lucha constante cuando tenemos adversidades siempre nos superamos… Son valores muy arraigados en la sociedad y nos hacen tener esa unión con nuestra afición, porque se sienten identificados con el equipo”.

Cuétara también tiene palabras para la afición, a quien agradece “el cariño y el aprecio” recibido a la hora de continuar: “Que disfrute del equipo en los momentos que pueden ser complicados. Nosotros estamos disfrutando de volver a jugar en casa, con nuestra afición, sintiendo su apoyo, lo que para nosotros es tan importante. Y en cuanto al futuro, que tengan confianza: el proyecto va a salir muy bien y pinta muy bien. Por eso entre otras cosas me he quedado, porque tengo plena confianza en lo que vamos a realizar en el futuro”.

Aginagalde: “La mejor noticia”

Por su parte, el presidente del club, Gurutz Aginagalde, reconoce que la renovación es “muestra de continuidad, de estabilidad, los resultados ahí están y es uno de los grandes artífices de los resultados de los últimos años es Jacobo. Es complicado ver en el deporte de hoy en día a un entrenador que tenga tanta continuidad, pero para nosotros es la mejor noticia que continúe, que podamos seguir muchos años más y pueda continuar edificando el Bidasoa del futuro”.

El club trata de volver a lo que estaba empezando a ser hace dos años, y parte de ese retorno pasa por la planificación deportiva, en la que el entrenador ha sido lo primero: “Después de una temporada complicada por el COVID-19 como esta en cuanto a la planificación, volvemos a los plazos de hace dos años, y en esa estructuración de la temporada que viene lo primero es el entrenador. Las conversaciones han sido rápidas y sencillas. En el momento en el que nos hemos sentado todo ha sido rápido, porque las dos partes teníamos claro que la continuidad de Jacobo era lo mejor, por lo que ha sido algo rápido y sencillo. Nos congratulamos por ello”.

“Con la evolución de la pandemia parece que toca empezar otra vez, aunque lo hacemos con otras bases”, explica Aginagalde sobre un “Bidasoa de hoy que es un Bidasoa más asentado que el de hace dos años, la cantera ya empieza a dar sus frutos, lo que es muy importante y positivo; recuperamos a la afición, que es nuestro mayor tesoro, tras ese miedo por la pandemia, y sí, esa tendencia de crecimiento que teníamos justo antes de la pandemia la empezamos a recuperar para un futuro ilusionante y optimista”.