Larrea presenta una propuesta para que el Gobierno Vasco adquiera los terrenos de la antigua fábrica de Pasquier-Recondo

Será debatida en el Parlamento Vasco

0
185

La presidenta del PP de Gipuzkoa, Muriel Larrea, ha presentado en el Parlamento Vasco una proposición no de ley, para su debate en Pleno, relativa a la adquisición por parte del Gobierno Vasco de los terrenos de la antigua fábrica de Pasquier-Recondo en Irún, en el barrio de Azken Portu, a orillas del río Bidasoa.

Larrea ha defendido que “los terrenos afectados colindan con la margen izquierda del río Bidasoa y la margen derecha del canal de Artía, en un paisaje abierto de altísimo valor medioambiental, formando parte de una zona estratégica para la avifauna residente y, sobre todo, migratoria”.

“En este contexto, nos parece oportuno plantear una proposición en el Parlamento sobre la renaturalización de este espacio y sobre el papel que en este empeño puede jugar el Gobierno Vasco, antes de que sea demasiado tarde” ha alertado la parlamentaria del PP vasco.

“Tratamos de evitar los daños a la biodiversidad que acarrearía la construcción de más viviendas, en la mismísima orilla del río Bidasoa, y en un barrio como Artía, que es el máximo exponente del desastre urbanístico de los años setenta”.

“Para ello proponemos que el Gobierno Vasco se implique en el proyecto de regeneración y renaturalización integral y se plantee la compra, con cargo a fondos europeos, de estos terrenos”.

“Se trata de dar un paso decisivo en la protección de este hábitat, único en Gipuzkoa, en coherencia con el concepto más elemental de la sostenibilidad, porque aquí todos dicen ser muy sostenibles, amigables y muy defensores de la naturaleza pero, a la hora de la verdad, se lanzan a hacer casas como si no hubiera un mañana, y les da igual, dónde”.

Por último ha recordado que “el Ayuntamiento de Irún y la empresa acordaron el traslado de la producción a otra zona de la ciudad a cambio de la recalificación del suelo a tipo residencial, para su posterior venta a un promotor inmobiliario, lo que entendemos causa un perjuicio irreparable a este espacio natural protegido, que además adquiriría un carácter privativo frente a lo debe ser de uso y disfrute de la ciudadanía en general”.