La delegada de Igualdad, Miren Echeveste. / Ayuntamiento de Irun

Desde la delegación de Igualdad, su delegada Miren Echeveste ha dado a conocer las líneas de trabajo abiertas para «profundizar en el carácter transversal del área, a través del trabajo conjunto con el resto de departamentos del Ayuntamiento y estableciendo redes y lazos fuertes con el tejido asociativo de Irun».

En detalles, en este momento el Ayuntamiento está ya en la recta final del proceso participativo para el diseño y puesta en marcha de la Casa de las Mujeres de Irun; un proceso que se ha visto claramente marcado por la pandemia de la Covid-19 y que ha sufrido grandes retrasos a consecuencia de la misma. «Sin embargo, el proceso ha servido para cohesionar y fortalecer los lazos entre las asociaciones feministas y de mujeres de Irun, y entre estas y el propio Ayuntamiento; mi compromiso con el resultado y las decisiones que surjan del proceso participativo ha sido siempre claro: todo lo que sea técnica y económicamente viable será siempre bienvenido, y así se recogerá desde mi delegación”.

Miren Echeveste añadía que “el trabajo ha sido largo y muy meditado, siempre desde el respeto mutuo y con grandes dosis de transparencia. Desde el minuto uno he querido ir de la mano de todas las asociaciones y los partidos políticos del Ayuntamiento de Irun a través de la Comisión de trabajo para la igualdad entre hombres y mujeres. El dialogo constante y el trabajo compartido dan sus frutos”. Durante este 2022, si todo sigue por buen camino, veremos cómo se constituye y da los primeros pasos la asociación de la Casa de las Mujeres de Irun, y también veremos las obras de acondicionamiento del local donde se ubicará el nuevo equipamiento, con sus servicios y usos a favor de la Igualdad y para la construcción de una Irun feminista.

Además de la Casa de las Mujeres, en estos momentos el área está inmersa en la elaboración del V Plan de Igualdad del Ayuntamiento de Irun para el periodo 2023-2027. La delegada recordaba que «venimos de terminar el IV Plan», que ha servido sobre todo para afianzar la Escuela de Empoderamiento y los talleres de igualdad y de corresponsabilidad, para estabilizar el personal técnico específico en materia de igualdad, y la aprobación y firma del Protocolo de atención y coordinación interisntitucional en materia de violencia sexista. Del mismo modo, en este último año hemos podido recabar información específica sobre la realidad de nuestra ciudad, gracias al estudio sobre discriminaciones múltiples, la encuesta sobre violencias machistas y el reciente estudio sobre datos de participación desagregada por sexos en los programas y las actividades municipales; información que será de vital importancia para la confección del V Plan.

“El V Plan será el fruto de un profundo y muy diverso proceso de escucha, donde tanto las distintas áreas del Ayuntamiento como el tejido asociativo feminista de la ciudad dejarán sus propuestas y reflexiones. El objetivo es claro: tener una misma hoja de ruta compartida con todas las partes implicadas en la defensa y fomento de la Igualdad y el feminismo en Irun”, señalaba la delegada.

En paralelo a esas dos grandes líneas de trabajo, «seguiremos dotando al servicio de programas, estudios y actividades: algunas ya afianzadas, como pueden ser el concurso y la gala Beldur Barik, el punto morado en fiestas, y los programas de actividades entonor al 8M y 25N, y otras nuevas, como la Beca de investigación Julia Iruretagoyena, las campañas de sensibilización contra la violencia machista y a favor de la igualdad, o un encuentro interuniversitario», adelantaba Echeveste.

En materia de LGTBI, este año habrá tres hitos importantes: por un lado, el sábado 14 de mayo (si la climatología lo permite) «utilizaremos el festival de Eurovisión para mostrar el gran trabajo que el certamen ha hecho a lo largo de los años a favor de la visibilización y normalización del colectivo LGTBI»; en segundo lugar, siguiendo la estela del año pasado, el 28 de junio, Día internacional del orgullo y la diversidad, las iniciativas se volcarán para que la bandera arcoíris y el mensaje a favor de la diversidad llegue a todos los rincones de Irun, y fruto de los presupuestos participativos se realizará una batería de acciones contra la LGTBIfobia; y, por último, este otoño, nuevamente se llevará el programa de diversidad afectiva, sexual y familiar a los colegios de Irun, para que las próximas generaciones sean cada vez más integradoras y respetuosas con la diversidad.