Mikel Etxeberria, Josune Gómez y Garikoitz C. Murua, durante la rueda de prensa. / Ayuntamiento de Irun

La delegada de Juventud, Josune Gómez, ha dado a conocer el resultado del trabajo que el artista Mikel Etxeberria ha venido realizando estos días en el gazteleku Martindozenea, dentro de su exposición «Ametsetako ametsak». Junto a la responsable municipal han estado presentes en la rueda de prensa Garikoitz C. Murua, de GKO Gallery y coordinador del programa Gazteartean Expo, y el propio artista, Mikel Etxeberria.

Se trata de un mural que se puede ver en la fachada del edificio y que busca ser una introducción a una exposición que hasta el próximo 19 de noviembre se puede ver en Martindozenea, en una nueva muestra del programa Gazteartean Expo. Como recuerdan desde el departamento de Juventud, esta iniciativa viene viendo desde hace meses un programa donde se trabaja con una selección de jóvenes creadores, artistas, ilustradores y fotógrafos, con el objetivo de conocer, desarrollar y trabajar con ellos el lado creativo y artístico que llevamos dentro.

«Es un proyecto con un claro objetivo principal, la de permitir que interactúen entre ellos artistas y jóvenes, que desarrollen proyectos participativos y así poder potenciar el uso del gazteleku Martindozenea como plataforma de creación», explicaba la delegada de Juventud, Josune Gómez.

Esta vez el artista invitado ha sido Mikel Etxeberria, un apasionado del diseño gráfico y su obra «Ametsetako Ametsak» expuesta desde finales de octubre, y que permanecerá en Martindozenea hasta el 19 de noviembre, en horario de martes a sábado, de 17:00 horas a 21:00 horas. Además de su mural se ha realizado una instalación en una de las salas de gazteleku para mejorar el acondicionamiento acústico de este espacio.

Mikel Etxeberria

Es un joven nacido en Zarautz el 27 de enero de 1993. De madre argentina y padre vasco, mantiene una estrecha relación con el país donde nació su madre. Cabe mencionar que pertenece a una familia de impresores que se remonta al siglo XVII. Isaac López-Mendizabal, su bisabuelo, al cual no pudo conocer porque falleció en 1977, fue un historiador, intelectual, impresor, editor y político del País Vasco. Siendo dueño de la imprenta López-Mendizabal se dio a la tarea constante editando varios libros clásicos de la literatura vasca. De ahí le viene a Mikel Etxeberria el interés por el arte, la cultura y el amor por el euskera. En el año 2002 o incluso antes, empezó a observar su entorno detenidamente, centrándose en las paredes como soporte, y comienza a generarse una apasionante búsqueda que le lleva al grafiti, los logos, carteles, pasquines, diseños publicitarios… Poco a poco comenzó a adentrarse en el mundo del grafiti, donde dio sus primeros pasos en el año 2005. Con el tiempo empezó a mejorar su técnica tanto en las ilustraciones como en los grafitis. Una vez terminó la ESO se decantó por el bachillerato artístico. Al terminar estos estudios primarios decidió adentrarse más en el mundo del diseño, matriculándose en el módulo de Gráfica Publicitaria, en el Instituto Usandizaga. Entre sus grandes aficiones destacan la naturaleza, los deportes extremos y todo lo relacionado con el universo underground, desde la música hasta los espacios urbanos.