David Nuño (i), David Soto, Miren Echeveste y Santi Jiménez. / Elkarrekin Podemos

La coalición Elkarrekin Podemos-IU ha criticado esta mañana la petición de devolución de las ayudas del plan Irun Aurrera que el Ayuntamiento de Irun ha solicitado a comerciantes, hosteleros, empresarios y emprendedores de la ciudad, ante la incompatibilidad de recibir esas ayudas y las del Gobierno Vasco.

«Esta última semana de agosto varios comerciantes de nuestra ciudad han sufrido un golpe que no esperaban, y es que las ayudas al pequeño comercio que el Ayuntamiento de Irun otorgó hace dos meses a las y los comerciantes de nuestra ciudad, a través del paquete de medidas Irun Aurrera, venían con un condicionante habitual: eran incompatibles con las ayudas del Gobierno Vasco al mismo fin. De modo que, si alguien fue lo suficientemente veloz en la carrera que dio salida a las doce de la noche en el portal de Lanbide para conseguir una ayuda, pero al ver que la ayuda otorgada no llegaba, solicitó y recibió la ayuda de su Ayuntamiento y ahora, tres meses después, recibe también la ayuda del Gobierno Vasco, ya puede tener la cartera preparada, porque desde el Ayuntamiento tocarán a su puerta pidiendo la devolución de la ayuda municipal. Parece que Irun Aurrera a veces puede convertirse en un Irun Atzera», señalan desde la coalición.

«Desde Elkarrekin Podemos-IU lamentamos profundamente la situación kafkiana que están viviendo las personas emprendedoras en estos tiempos de crisis, y lamentamos aún más la descoordinada respuesta que se les está dando desde las instituciones, solapando medidas y no dando respuesta a muchas de las necesidades que padecen. Por nuestra parte, hemos solicitado al Gobierno municipal socialista que reconsidere la forma de recuperar esas cuantías y de facilidades, mediante un plazo razonable y el fraccionamiento de las cuantías. No olvidemos que detrás de esas solicitudes de ayudas se encuentran muchas personas que todavía no saben cómo van a salir de esta y para las que esas ayudas han supuesto y suponen la posibilidad de llenar la nevera y no sus bolsillos. Por suerte, parece que el equipo de gobierno ha visto con buenos ojos nuestra petición».