Sede la Policía Local. / Ayuntamiento de Irun

El Ayuntamiento de Irun ponía en marcha hace unas semanas un Plan de Acción para garantizar la seguridad y la convivencia en la ciudad.

Tras mantener encuentro con responsables de seguridad del Gobierno vasco, cuerpos de seguridad, asociaciones vecinales, hosteleros y comerciantes, se anunciaba la puesta en marcha de este Plan de Acción con medidas muy concretas dirigidas por una lado a ampliar actividades e iniciativas en los barrios, ampliación de la plantilla de la policía local, así como solicitar un refuerzo en la comisaria de la Ertzaintza, y el seguimiento de algunos temas a través de una mesa de trabajo con varias áreas implicadas.

Estas últimas semanas, además de varias reuniones de esta mesa interdepartamental, se ha avanzado en lo que se refiere a la ampliación de la plantilla de la policía local. Aunque la intención es tener un plan plurianual para los próximos años para ampliar y dimensionar correctamente el cuerpo de policía municipal, se ha visto necesario aprovechar la tasa de reposición que permite la ley, e incrementar, en estos momentos, en siete plazas la plantilla de agentes de la Policía Local. Para ello, se va a llevar a cabo una modificación de la Relación de Puestos de Trabajo en el pleno de diciembre que se recogerá también presupuestariamente.

Pacto de Seguridad

Por otro lado el alcalde José Antonio Santano además de compartir esta información a la Junta de Portavoces, puso sobre la mesa la elaboración de un Pacto por la Seguridad y la Convivencia en Irun, cuyo borrador está redactando el gobierno municipal y se trasladará a los grupos políticos para que puedan hacer sus aportaciones.

Se trata de un foro que integre a todos los representantes municipales y que mantenga las líneas de participación que ya se han abierto por parte del gobierno, para que en clave de prevención se pueda seguir trabajando de forma unánime en la calidad de vida en la ciudad para conseguir una sociedad más igualitaria y cohesionada. El pacto ayudará a acordar entre todos un escenario de prevención y un marco de actuación en el campo de la seguridad, unos principios desde los que intervenir, unas prioridades a las que atender y unos objetivos que alcanzar.