Siete centros de Irun han participado este curso en la Agenda Escolar 2030. / Ayuntamiento de Irun

Representantes de los centros escolares que participan en el programa Agenda Escolar 2030 (que a partir de este año sustituye a la tradicional Agenda 21 Escolar) se reunieron este pasado jueves con el delegado de Desarrollo Sostenible del Ayuntamiento de Irun, Borja Olazabal para compartir los resultados de este año. Debido a la pandemia, la habitual audiencia en la Sala Capitular de todos los cursos se ha sustituido esta vez por una sesión telemática.

Promovido por el área de Desarrollo Sostenible del Ayuntamiento de Irun, los centros escolares de Irun que participan en el programa Agenda Escolar 2030 han sido siete: IES Eguzkitza, IES Hirubide, IES Pío Baroja, IES Plaiaundi, IES Toki Alai, Ikastola Txingudi LH y Ikastola Txingudi BH. A lo largo del presente curso han abordado los Objetivos de Desarrollo Sostenible y, en concreto, han conocido el número 15 de estos ODS (Vida de los Ecosistemas Terrestres), centrándose en los bosques. Así, el objetivo de la sesión de este jueves ha sido la presentación del diagnóstico realizado a lo largo del curso, junto con sus compromisos y propuestas.

Las salidas al bosque han sido el eje de las iniciativas llevadas a cabo este año. En pequeños grupos se han desplazado a diversos parques y bosques del municipio: zona de Urdanibia, San Marcial, el entorno de Endara, etc. Esto les ha dado la posibilidad de visualizar el paisaje que se ve desde lo alto y constatar los bosques del municipio. En estos recorridos, utilizando claves dicotómicas y diferentes aplicaciones para identificar árboles y plantas, han podido clasificar e identificar los árboles encontrados y analizar el estado de los bosques. También han investigado el significado de los símbolos existentes para señalar las vías de montaña (GR, PR, SL). Teniendo en cuenta la situación de este año, en algunos centros, gracias a su cercanía a un arbolado o al monte, han tenido más fácil salir del centro.

Entre las conclusiones obtenidas, han querido señalar que en Irun tenemos muchas zonas forestales y que estas se encuentran en buen estado, con una gran riqueza biológica. Aunque también comentan que la presencia de especies arbóreas foráneas es alta. También se han referido a la basura que han encontrado y han señalado que, sobre todo, ésta queda a la vista moviendo hojas, piedras y troncos. Cabe destacar que durante la actividad han aprovechado para recoger todo el residuo encontrado en el camino. Además de las conclusiones extraídas, el alumnado ha adquirido una serie de compromisos, construyendo con ellos un decálogo, con cuestiones como por ejemplo proteger a los seres vivos de los bosques y parques de nuestro entorno, sin romper árboles y plantas y dejando tranquilos a los animales; ser conscientes de la importancia de los bosques y actuar con responsabilidad en ellos, cumpliendo las normas existentes; o realizar más salidas para conocer mejor los montes y bosques de nuestro entorno y participar en su organización. Este foro suele ser el espacio para compartir el trabajo realizado durante el curso y proponer acciones al ayuntamiento para mejorar nuestro entorno.

Entre las propuestas que han trasladado a los representantes municipales, la más votada ha sido la de seguir protegiendo los bosques naturales; han insistido además en que la función de los guardas forestales es muy importante y otra de las peticiones ha sido la da completar con más información los itinerarios existentes en el municipio, con el fin de conocer mejor nuestros montes y bosques.

El delegado Borja Olazabal ha agradecido «el trabajo que han realizado durante todo el curso, en un año que ha vuelto a ser complicado con motivo de la pandemia. No nos hemos podido ver en persona, pero hemos notado igualmente las ganas y el esfuerzo por aportar ideas y propuestas para un objetivo común como es el de, en este caso, cuidar y proteger nuestros bosques. Los resultados de este programa siempre son positivos y muy interesantes, y tenemos que tomar nota porque está en manos de todos/as contribuir a tener un planeta más sostenible”.

Año de transición

La Agenda Escolar 2030 que se ha estrenado este año toma el relevo de la Agenda 21 Escolar. Es un programa renovado que, de la mano de los centros escolares, promueve la concienciación sobre el respeto al medio ambiente entre las nuevas generaciones. Los temas tratados hasta ahora han sido diversos: agua, energía, movilidad comarcal, consumo, alimentación sostenible, etc. Una vez completados la inserción del tema elegido en el currículum y el diagnóstico en la gestión del centro, se desarrolla un plan de actuación con posibles mejoras, y para ello realizan diversas actividades, tanto en el aula como en la calle.

Motivado por las restricciones en pandemia y que el trabajo en las aulas ha sido diferente al de otros años, este 2021 ha sido un año de transición hacia el nuevo formato, que tendrá como telón de fondo los ODS.