La ilustradora irundarra, Cristina Juániz (Micrisantemo) creará dos murales en el entorno de la plaza Gabarrari.

La delegada de Obras, Cristina Laborda, ha informado este lunes de que la reurbanización de la plaza Gabarrari, en Belaskoenea, incluirá dos murales con temática feminista. Dentro del proyecto de obra, actualmente en estado de ejecución, se ha hecho la propuesta a la ilustradora irundarra Cristina Juániz (nombre artístico Micrisantemo), que ha ideado un diseño para dos muros del entorno que, tal como ella define, buscará «acercar» la naturaleza al barrio y representará «la conexión de la naturaleza con el individuo haciendo un guiño al feminismo».

«Hace unos días hemos enseñado el diseño a los vecinos/as y les ha gustado mucho», ha informado Cristina Laborda. «Es una propuesta que se adapta muy bien al entorno, le va a dar color y por supuesto sirve para ampliar más el mensaje feminista. Tenemos muchas ganas de ver el resultado, junto con el resto de la reurbanización. Es otro paso en clave de arte urbano en la ciudad, y marca de la casa ya que el trabajo estará firmado por una mujer irunesa».

El trabajo se repartirá entre dos murales, uno principal y otro secundario. El primero estará ubicado en la curva de la plaza con su encuentro con la parroquia de Pentecostés y la calle Arkale, también objeto de la reurbanización. «He escogido el muro más alto como muro principal, ya que su forma y altura permiten centrar una figura principal con buena visibilidad desde ángulos diferentes», explica la artista.

El diseño para este punto incluye tres mujeres de generaciones diferentes en el centro; la más joven a la izquierda y la mayor a la derecha; «sus caras expresan tranquilidad pero también seguridad, y su piel es morada como el color de la mujer. Están sumergidas en el agua rodeadas de plantas y peces que bailan a su alrededor y a cada una de ellas les salen plantas del pecho en representación de la conexión del individuo con la naturaleza». Micrisantemo añade que «en este escenario fantástico, he buscado que predominen los colores fríos, que transmiten tranquilidad y serenidad, pero he añadido elementos con colores más cálidos para que sea más llamativo, y dé alegría al entorno». Como pared secundaria, la artista ha escogido otro muro cercano más bajo, ubicado frente a la parroquia; «en este caso, la representación del individuo serán las manos, nuestras más valiosas herramientas de trabajo, con las que creamos, y conseguimos hacer lo que nos propongamos», como detalla Juániz. Es una pared en forma de L. En el diseño propuesto, la primera mano es un puño, «habitual en la simbología de lucha del movimiento feminista», destaca la ilustradora; también se incluyen elementos que hacen referencia al agua y las plantas, que «podrían representar los humedales, el río Bidasoa, como podría ser el mar de la maravillosa costa que tenemos tan cerca».

Los trabajos de los murales ya han empezado y finalizarían, si todo sigue según lo previsto, hacia Semana Santa junto con la reurbanización del entorno, que está en avanzado estado de ejecución.

La reurbanización

La actuación busca mejorar el estado general de la plaza y los alrededores incluyendo fundamentalmente mejoras en la movilidad peatonal y accesibilidad alcanzando también parte de la calle Arkale que presenta algunas zonas deterioradas que se pretenden subsanar.

Una parte fundamental del proyecto es la de mejorar el estado de las aceras, ampliando ligeramente su anchura hasta llegar a los dos metros. También se busca actuar en el vial renovando la sección completa del firme. Además del saneamiento, la actuación también incorpora renovar por completo el alumbrado, tanto canalizaciones como puntos de alumbrado con tecnología LED. También se verá mejorada la iluminación de la cercana calle Arkale. El proyecto está adjudicado a Urbycolan, S.L. con un presupuesto de 403.138, 71 euros.

Micrisantemo

Bajo el nombre artístico de ‘Micrisantemo’, Cristina Juániz ha creado una marca con la que realiza cazadoras pintadas a mano y algunos artículos de decoración con sus diseños. Trata de que sean piezas peculiares como manos de madera, calaveras de animales y corazones de aluminio con diseños originales y únicos. Siempre le han fascinado los murales; cree que «embellecen cualquier lugar del mundo, es algo que siempre he apreciado encontrarme en mis viajes, y por supuesto crearlos yo misma. En Chile, país del que me enamoré, tuve la oportunidad de pintar varios en distintas ciudades».

Entre otras cosas, aquí ha podido hacer trabajos como pintar las paredes de algunos bares, también hizo un mural en Larreaundi y su último gran trabajo ha sido pintar las casetas del rancho en San Miguel (la ludoteca y la asociación de Scouts).