Mural de Garikoitz C. Murua en Artaleku. / Ayuntamiento de Irun

Desde este miércoles ya se puede ver terminado el mural creado con motivo del décimo aniversario del fin de ETA que se ha cumplido este año. Se trata de una iniciativa que ha coordinado el área de Cultura del Ayuntamiento de Irun; una propuesta artística que se basa en los conceptos de «paz y libertad» y toma como elemento básico de diseño las manos blancas. Tradicionalmente éstas han sido un símbolo internacional que se identifica como gesto de paz y rechazo a todos aquellos actos que provoquen violencia y daño a la sociedad. Además, el color blanco se ha identificado habitualmente con la paz.

«Queríamos lanzar una reflexión y dejar un legado a través del valor de un símbolo reconocible socialmente», explican desde el área de Cultura. «Además de este importante significado, la inciativa tiene también otra característica interesante, como es la de recuperar una zona a través del muralisto y el trabajo artístico».

El artista Garikoitz C. Murua, colaborador habitual del Ayuntamiento de Irun en iniciativas de las áreas de Cultura y Juventud, se ha encargado de realizar la propuesta artística del mural y la ejecución se ha llevado a cabo de la mano del grupo GKO Art Studio al que pertenece. GKO Art Studio trabaja en las disciplinas del diseño, el arte y la comunicación. Con larga experiencia artística, su objetivo es la realización de murales de calidad, con elementos que aporten un equilibrio estético, así como sensaciones que impacten en el espectador. Se trata de murales que persiguen el impacto social, que se integran en su entorno y aportan contenido al espacio urbano, con el objetivo que sean en todo momento un elemento referencial que aporte cultura artística y visual.

Destacan por último desde el área de Cultura que «intervenciones como estas demuestran la capacidad del arte como una herramienta clave para el desarrollo social, por lo que estamos trabajando en diferentes actuaciones que poder llevar a este espacio en los próximos meses. En lo que respecta al trabajo concreto con los murales, es una línea en la que queremos avanzar a lo largo de 2022, identificando paredes y artistas que contribuyan a intervenir en el entorno a través de diferentes técnicas, colores y mensajes que compartir con la ciudadanía».