Cristina Laborda, delegada de Obras Públicas, Policía Local y Convivencia, Recursos Humanos y Servicios Generales. / Ayuntamiento de Irun

Tras conocer la noticia de la incorporación de 26 agentes de la Ertzaintza en Irun, la delegada de Policía Local, Cristina Laborda, ha querido hacer una valoración positiva. La responsable municipal enmarca esta decisión en un paso más dentro del plan de convivencia y seguridad anunciado recientemente, y se suma a las primeras medidas ya adoptadas por el Ayuntamiento como el anuncio de la ampliación de la plantilla de Policía Municipal en siete agentes.

«Este plan de convivencia y seguridad que ya hemos puesto sobre la mesa y que queremos cuente con el mayor consenso posible, es resultado de un trabajo que venimos realizando con diferentes cuerpos policiales, asociaciones de vecinos, comerciantes, y particulares porque entendemos es una cuestión que es de todos y hay que abordar de forma transversal, planteando desde diferentes puntos de vista. La incorporación de 26 efectivos por parte de Ertzaintza, hecho público hoy, es una primera medida que va en la línea de lo que el Ayuntamiento había solicitado al departamento de Seguridad y sobre la que habrá que seguir trabajando», ha explicado la delegada.

Cristina Laborda destacaba además que hace cerca de un año desde el Ayuntamiento «ya nos dirigimos a la consejería de Seguridad del Gobierno Vasco con esta cuestión para solicitar más recursos en la ciudad». En paralelo, la delegada ha recordado que el Ayuntamiento tiene en marcha una Mesa de Trabajo para desarrollar este Plan de Acción que tiene como objeto dar respuesta a la inquietud ante el aumento de actos delictivos en Irun. Este nuevo foro, bajo la dirección del Alcalde tendrá a varias áreas implicadas para estudiar nuevas propuestas e impulsar las acciones previstas.

Como primeras medidas, además de la reiteración al Departamento de Seguridad del Gobierno vasco de la petición de ampliar el número de efectivos de la Comisaria de Irun, a nivel municipal ya se ha anunciado que se reforzará con un Plan plurianual la plantilla de Policía Local para sumar nuevos agentes a la calle. Además desde el área de Policía Local y convivencia ya se han definido una decena de puntos para la instalación de nuevas cámaras de vigilancia. De forma inmediata se van a revisar diariamente las tareas de las patrullas municipales para priorizar la atención a algunas tareas y lugares concretos. De todas estas cuestiones ya anunciadas previamente se ha ido dando cuenta a la Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Irun, ligado también al Pacto por la Convivencia y Seguridad en Irun, cuyo borrador está redactando el gobierno municipal, para trasladar a los grupos políticos para que puedan hacer sus aportaciones.

Se trata de un foro que integre a todos los representantes municipales y que mantenga las líneas de participación que ya se han abierto por parte del gobierno, para que en clave de prevención se pueda seguir trabajando de forma unánime en la calidad de vida en la ciudad para conseguir una sociedad más igualitaria y cohesionada. El pacto ayudará a acordar entre todos un escenario de prevención y un marco de actuación en el campo de la seguridad, unos principios desde los que intervenir, unas prioridades a las que atender y unos objetivos que alcanzar.