Rodrigo (i) y Esteban Salinas. / CD Bidasoa

Los hermanos Rodrigo y Esteban Salinas ya están en Irun. Tras un exitoso subcampeonato en los Juegos Panamericanos que se disputaron a comienzos de mes en Lima (Perú), los dos internacionales chilenos ya se han incorporado a la disciplina del entrenador bidasotarra, Jacobo Cuétara. Lo han hecho esta semana «con mucha ilusión» tras aterrizar en Irun el fin de semana. A juicio de Rodrigo Salinas, se presenta una temporada «muy ilusionante. Desde que acabé la temporada el año pasado tenía ganas de volver a entrenar. Algo muy importante es que afianzamos la práctica totalidad del grupo, lo que nos va a afianzar mucho en la Liga Asobal, y esperemos dar un golpe en la mesa en Europa. Por ahí va el siguiente paso».

Unas impresiones que comparte Esteban Salinas. «Afrontamos el año con mucha ilusión. Estando en Lima con Rodrigo hablábamos de las ganas que teníamos de preparar y jugar la Champions. La Liga Asobal son años jugándola, es muy ilusionante, pero la Champions es aún un reto más grande. Con muchas ganas de estar aquí y ya con el equipo entrenando». «Tenemos mucha ilusión y muchas ganas de jugar, entrenar y competir bien, de demostrar que seguimos a buen nivel», reconoce el pivote, que entre las peticiones al nuevo año incluye «que en cuanto a las lesiones vaya todo bien y competir como el año pasado. El año pasado se estuvo a muy alto nivel, pero más que nada porque todos los partidos los competíamos: perdíamos por uno, por dos o por tres, y ganábamos igual. La idea es estar en la misma línea».

Recuperar el nivel del año pasado como primer paso también es un objetivo para el lateral derecho: «Esteban y yo llevamos aquí tres o cuatro días y lo primero es intentar llegar al ritmo que terminamos el año pasado, afianzándonos como equipo durante la pretemporada y empezar con todo en León. Si rescatamos algo, será muy positivo para nosotros». De ahí en adelante, «todo el equipo piensa en hacer algo muy ilusionante, sobre todo en Europa, porque muchos de aquí no hemos jugado una Champions. Las ganas están muy puestas: llegué y al primer entrenamiento vi que la gente está muy metida y dándolo todo por ese objetivo. Intentar conseguir algo que no es fácil, que es mantener el segundo puesto, luchando al máximo en cada partido y en cada gol para llegar al final de año con opciones reales de estar ahí».

Subcampeonato panamericano

Subcampeones de los Juegos Panamericanos por primera vez en la historia de Chile, ambos jugadores ponen en valor el logro conseguido. «Fue muy bonito jugar la final. Era algo que queríamos desde hace mucho tiempo», reconoce Esteban Salinas, que repasa el «calendario muy difícil» que tenía Chile contra Cuba, Argentina y Estados Unidos en la fase de grupos. «Fuimos con toda la mentalidad de ganar a Cuba, era el partido clave, porque nos daba el plus para los otros dos partidos», asegura el pivote. Rodrigo Salinas, por su parte, recuerda cómo «contra Argentina en la fase de grupos también estuvimos muy cerca y creo que esa dinámica nos llevó a la semifinal. No teníamos nada que perder y sí mucho que ganar. Perder hubiese supuesto jugar otra vez por el bronce, que lo hemos tenido durante dos Juegos Panamericanos seguidos, y fue un partido histórico para nuestro balonmano. Llevo 15 años en la selección y nunca le había ganado a Brasil.