La plataforma vecinal ha denunciado la tala de uno de los fresnos de Bienabe Artía. / Artiako Lagunak

La plataforma vecinal Artiako Lagunak ha denunciado en las últimas horas que «A pesar de las reiteradas peticiones de los vecinos del barrio de Artia para detener la tala de los fresnos en la obra de ampliación del aparcamiento de Bienabe Artía, el Ayuntamiento de Irun ha talado uno de los fresnos adultos que los vecinos habían bautizado con el nombre de El Árbol de la Primavera».

La plataforma vecinal Artiako Lagunak denuncia que “el ayuntamiento ha matado La Primavera para crear unas plazas de coches innecesarias con un diseño caduco que destruye arbolado indiscriminadamente y ni siquiera ofrece espacio de estacionamiento para bicis».

A medida que la obra del aparcamiento avanzaba, Artiako Lagunak ha llevado a cabo varias acciones para la defensa del arbolado situado en Bienabe Artía. Entre muchas otras acciones Artiako Lagunak se ha reunido con tres concejales y técnicos del Ayuntamiento en tres ocasiones, ha presentado escritos y peticiones vía SAC, pidió el indulto a los fresnos en la Semana por el Clima, colocó carteles en las estatuas más conocidas de Irun pidiendo aire sano y lanzó una propuesta conciliadora al Ayuntamiento que permitiera conservar los fresnos y el mismo número de plazas.

En un principio el proyecto planteaba eliminar 10 árboles: 6 jóvenes y 4 fresnos adultos. El ayuntamiento de Irun accedió a trasplantar 6 árboles al Paseo Gazteluzar. Sin embargo, el diseño de la ampliación del aparcamiento eliminaría 4 fresnos maduros y sanos existentes.

Con las acciones realizadas, el Ayuntamiento de Irun se ha visto obligado a replantear su proyecto y analizar maneras de conservar arbolado decidiendo finalmente mantener tres de los cuatro fresnos y finalmente ha talado uno de ellos. Asimismo, a petición de Artiako Lagunak, el Ayuntamineto ha plantado 3 árboles más frente al aparcamiento en el Paseo Gazteluzar que limita ZAISA con Artía ydice “estar contemplando también más adelante plantar nuevos ejemplares en las zonas verdes del aparcamiento”.

Artiako Lagunak declara que “se mantienen 9 de los 10 árboles que inicialmente el Ayuntamiento de Irun quería eliminar gracias a la presión ejercida en los medios de comunicación y Twitter. Sin embargo, el Ayuntamiento no ha dado la talla en esta ocasión, como lo hizo hace un año con los tilos. Se podía haber rediseñado el proyecto y empezado por la premisa de base de que no se talara ningún árbol. Sin embargo, el Ayuntamiento no ha ido más allá de eliminar una plaza de aparcamiento.

«Artiako Lagunak recuerda que el nuevo aparcamiento es innecesario e incumple los compromisos y declaraciones institucionales de obligado cumplimiento firmados por el ayuntamiento. Es innecesario porque durante el día no hay problemas de aparcamiento en esta zona del barrio y por la noche hay más de 100 plazas de aparcamiento vacías contabilizadas por los propios vecinos del barrio en el cercano aparcamiento de la calle Tedoro Murua y junto al cementerio de Blaia. Además, esta obra incumple el Programa de Gobierno del actual Grupo de Gobierno Municipal, la Declaración del Derecho al Árbol en la Ciudad por la tala innecesaria de un fresno, el vigente II Plan de Acción por la Sostenibilidad de Irun y el código urbano para el fomento de la actividad física Urban Sasoi porque crea plazas de aparcamiento en un lugar donde no son necesarias y ni siquiera ofrece aparcabicis».

«Finalmente no olvidemos que el aparcamiento está situado a pocos metros de ZAISA, una zona altamente contaminante, la mayor concentración de empresas de transporte y logística del País Vasco y una de las de mayor tráfico rodado del sur de Europa con aparcamientos de camiones, gasolinera, naves de almacenaje y zona de servicios con un tráfico constante. Los vecinos de Artia y sobre todo los alumnos del centro de Educación Secundaria Toki Alai son los principales afectados».

Artiako Lagunak termina añadiendo que “debido a su ubicación el arbolado en esta zona cumple una función protectora de la Salud Pública y por ello la tala de un árbol es una agresión contra la Salud Pública”.

La plataforma vecinal concluye diciendo que “en Artía, la primavera desaparece bajo un mar de asfalto y hormigón. El océano de camiones de ZAISA, el aparcamiento de la calle Iparraguirre y el de Bienabe Artía o el horror de la obra de las escaleras de Arenas Carrillo son ejemplos de unas políticas urbanísticas agresivas, caducas e insostenibles. Es un atentado contra la Sostenibilidad Urbana y el Medioambiente y debe compensarse con más plantaciones en la zona, propuesta en la que Artiako Lagunak ya está trabajando».