Calle Ribera. / Martín Tellechea

El servicio de arbolado del Ayuntamiento de Irun informa de la detección de una serie de daños sufridos por varios chopos situados en las inmediaciones de la calle Ribera del barrio de Larreaundi. En concreto, una decena de estos árboles han sufrido perforaciones y cortes en el tronco y han tenido que ser retirados.

Un informe encargado por el Ayuntamiento de Irun para analizar el estado de estos chopos apreció en los fustes varias perforaciones. Se descartó que hayan sido provocadas por un insecto perforador, ya que los agujeros están todos a la misma altura, son perfectamente cilíndricos y no hay presencia de galerías interiores que acompañen a los agujeros de entrada.

Asimismo varios ejemplares estaban anillados, es decir, tenían un corte perpendicular al fuste de unos 8 centímetros de ancho y dos de profundidad que abarcaba toda la circunferencia del tronco, realizados a unos 60cm de altura.

Explica el informe que esto por sí solo puede provocar fácilmente la muerte de un árbol, ya que al dejarlo sin cambium, el árbol no puede transportar la savia elaborada a la raíces y muere. Ante el riesgo de poder partirse y caer hacia las viviendas, el servicio de arbolado procedió al apeo de todos ellos.

Por ello, el Ayuntamiento de Irun quiere denunciar públicamente estos hechos, «una práctica que como se ha probado es intencionada y muy dañina para los árboles, pudiendo causar su muerte y representar un peligro para los vecinos», ha señalado el delegado de Vía Pública, Jon Ugarte.