Edificio de Emigración. / Ayuntamiento de Irun

La propuesta incluye espacios sociales para el barrio en su planta baja y viviendas en régimen de alquiler, fundamentalmente para jóvenes, en los pisos en altura

El Consejo de Administración de IRUNVI ha aprobado esta semana la adjudicación de los trabajos de redacción del proyecto de rehabilitación del edificio de Emigración, en el barrio de San Miguel. La Sociedad Pública de Vivienda se encargará a partir de ahora de gestionar la tramitación del mismo, que incluye dotar a este histórico inmueble de nuevos usos y espacios para el barrio.

Si bien la redacción del proyecto que ahora comienza abarca todo el edificio, su contenido se muestra diferenciado (planta baja y sus usos por un lado, pisos superiores por otro, etc.) y su ejecución, una vez avance toda tramitación, se realizaría por fases.

El alcalde de Irun, José Antonio Santano, ha destacado que «tras la rehabilitación de todo el exterior, toca entrar de lleno en el interior para dotar de usos al edificio con equipamientos sociales muy interesantes para San Miguel y el resto de la ciudad, así como un paso más en la apuesta por la vivienda pública con la incorporación de un importante bloque de apartamentos en régimen de alquiler».

Para la planta baja, el Ayuntamiento de Irun recogió aportaciones de la Asociación de Vecinos de San Miguel y otros colectivos del barrio con el objetivo de definir los usos de este futuro espacio de equipamientos públicos de referencia para el barrio y el resto de la ciudad. Esta vía abierta de contacto con el barrio se completo con un proceso de participación, fruto de una enmienda de EH Bildu, a través de la web municipal (Las restricciones motivadas por la COVID-19 impidieron realizar las sesiones participativas presenciales habituales en otros procesos). El resultado identificó las propuestas más solicitadas, fundamentalmente el traslado del espacio de personas mayores con más amplitud y más servicios, ubicar la sede de la A.VV. habilitar un haurtxoko y espacios polivalentes amplios para realizar actividades y eventos, que serán las que se tengan en cuenta para redactar el proyecto.

Viviendas en régimen de alquiler

Destaca en el futuro de este edificio la dotación residencial, pensando sobre todo en la juventud y otros colectivos con necesidades. Se trata de hecho de una de las actuaciones en materia de vivienda pública más importantes para los próximos años en Irun, siguiendo los desarrollos del ámbito de Alarde – ya en construcción- o los futuros de San Miguel Anaka, entre otros.

En este caso, los nuevos usos de los alojamientos se distribuyen teniendo en cuenta la configuración del edificio, su orden estructural y la composición de los huecos de fachada buscando el mejor aprovechamiento para las nuevas necesidades planteadas y preservando los valores de los espacios generados por el proyecto original.

Se plantean para este edificio de Emigración 39 viviendas en régimen de alquiler para jóvenes y otros colectivos con necesidades, con sus salas comunitarias y zonas de circulación, que ocupan una superficie útil de 2147,82 m². El acceso se propone en un único portal al que se accede desde la calle Bartolomé de Urdinso.

El presupuesto para la redacción de los proyectos es de 205.000 euros (248.050 IVA incluido) y el plazo es de 5 meses (la redacción). El siguiente paso sería la licitación y posterior adjudicación del proyecto, tras lo cual las obras, en primera fase (habilitación de la planta baja) está previsto pudieran comenzar entre finales de este año e inicio del siguiente.

Un edificio con historia

El edificio de Emigración, que hasta ahora albergaba oficinas de la Administración General del Estado, quien cedió al Ayuntamiento el inmueble en 2019, comienza así a dibujar su futuro una vez han finalizado las tareas de rehabilitación de la envolvente exterior y limpieza interior del antiguo edificio, que tuvieron un presupuesto de 547.539, 44 euros. Se trató de una primera actuación para mejorar las condiciones de la fachada y cubierta, fundamentalmente.

Cabe recordar que este inmueble es obra de Alejandro de la Sota (Pontevedra, 1913; Madrid, 1996), uno de los maestros de la arquitectura española del siglo XX; se construyó en el año 1963 como albergue para emigrantes y consta de 4.768 m2 construidos con cuatro plantas. Hasta hace poco albergaba las oficinas del Instituto Nacional del Empleo y del Instituto Nacional de la Seguridad Social; la mayor parte del edificio se encontraba en desuso.