Antiguo Hospital. / Martín Tellechea

El servicio de mediación intercultural, que coordina el área de Bienestar Social del Ayuntamiento de Irun, ha repasado la actividad que viene realizando estos meses y que ha tenido que adaptarse a la situación de la pandemia provocada por la Covid-19.

La delegada de Bienestar Social, Cristina Laborda, ha subrayado que «todo el programa que cada año se organiza para prestar apoyo a las personas extranjeras se ha seguido manteniendo a grandes líneas. Era muy importante continuar, aunque fuera a distancia y por medios telemáticos, este contacto con el colectivo y con aquellas personas que sin una red quizás tan amplia de apoyos, puedan necesitar también de una ayuda en estos meses que son difíciles para toda la ciudadanía».

El equipo del programa está formado por una educadora social, un mediador árabe y una mediadora rumana. La relación de proyectos puestos en marcha estos meses y su desarrollo se detalla a continuación.

1) Hiru Artean

Hiru Artean es un proyecto en el que el mediador o la mediadora ayuda a la persona de origen extranjera a relacionarse con otra persona, ya sea un/a profesional, particular, institución o recurso, con el objetivo de contribuir a mejorar su desenvolvimiento autónomo e inclusión social. Con la participación de 88 personas, este año se ha realizado con normalidad, excepto entre las fechas 17/03/2020 y 19/06/2020 que el programa quedó suspendido.

Ante la irrupción de la pandemia, el proyecto Hiru Artean se reconvirtió en el «Programa de apoyo y acompañamiento a personas extranjeras durante el estado de alarma», con atención a 93 personas. Entre las cuestiones de interés para estas personas durante el Estado de Alarma se encontraban la información, para una mayor comprensión, de las medidas establecidas por las autoridades con motivo de la pandemia, las distintas fases que se marcaban, así como los apoyos sociales que disponen estas personas. También se les ofrecía, más si cabe en estos momentos, un acompañamiento en sus trámites con el servicio de atención primaria del área de Bienestar Social así como una intermediación con otras entidades que ofrecen más recursos a su alcance.

2) Ikusmira

Ikusmira tiene como objetivo, desde su primera edición en 2016, acoger y dar a conocer a las personas extranjeras residentes en el municipio, parte del entorno y algunos de los recursos que ofrece Irun en diferentes ámbitos (institucional, infancia y juventud, ocio, cultural, etc.), así como para promover espacios de encuentro y relación entre personas de diferentes culturas, todo ello con el objetivo de favorecer su inclusión.

Para adaptarse a la nueva situación, en todos los proyectos grupales se puso un límite de 9 participantes, obligando esta medida a desdoblar los grupos. En las ediciones anteriores se ponían en marcha dos grupos en función del horario (mañana/tarde). En la presente edición se han organizado 4 grupos, respetando la posibilidad de elegir mañana o tarde y, aprovechado la ocasión para dar la opción de elegir idioma (árabe e inglés / rumano y otros idiomas). El programa se ha llevado a cabo en 6 sesiones.

3) Bertan Bizi

Bertan Bizi es un proyecto que se dirige a las personas extranjeras que residen en el municipio y que se encuentran inmersos en el proceso de adaptación a esta comunidad y cultura. A través de este proyecto se les ofrece una información global a cerca de las distintas características de esta sociedad en ámbitos tan importantes para su inclusión social en la ciudad en ámbitos como el sanitario, jurídico, administrativo, laboral, etc. Con motivo de la pandemia, el proyecto se realiza en formato de videoconferencia. La nueva edición comenzó el 12 de noviembre.

4) Entre nosotras

Esta actividad está dirigida a mujeres extranjeras. Se trabaja con ellas la autoestima, las habilidades sociales, herramientas para la búsqueda de empleo, etc. así como otros temas de interés para las mujeres, creando un espacio seguro y de confianza para ellas. La nueva edición comenzó el pasado 12 de noviembre. Valorando las ventajas que aporta a las asistentes, se ha adaptado un formato presencial, aunque eso sí con aforo limitado a 5 participantes y una profesional coordinando la actividad.