“La primera palabra que me viene a la cabeza es felicidad”

Andrea Berrotaran Iridoy, cantinera de Gora Arrantzale Gazteak

0
1278

Andrea Berrotaran Iridoy tuvo un día de Santiago redondo. Ese 25 de julio no solo tuvo el honor de portar la Kutxa, sino que recibió la noticia de que iba a ser la cantinera de Gora Arrantzale Gazteak de este año.

– Si te pido que recuerdes el día de la elección, ¿cuál sería la primera palabra que te vendría a la cabeza y por qué?

La primera palabra que me viene a la cabeza es felicidad. Fue un día redondo, la elección fue el día de Santiago y este año he tenido el privilegio de llevar la Kutxa. Yo estaba con los preparativos de ese día en mente y no me dio tiempo a ponerme nerviosa. Para cuando me di cuenta, pude ver al capitán por el reflejo del espejo de casa y aluciné. Este año el día de Santiago iba a ser especial, pero la noticia de salir de cantinera fue la guinda del pastel y solo recuerdo estar feliz, saltando por casa y tarareando las marchas del Alarde. Fue un día para recordar.

– Todas las cantineras destacan el cariño que reciben de la gente desde el momento de su elección, ¿cómo lo estás viviendo tú?

Lo estoy viviendo con mucha ilusión y tranquilidad. Estoy muy agradecida por el cariño que me transmite la gente, incluso sin conocerla.

– ¿Cómo lo están llevando la familia y los amigos?

La familia muy contenta, el aitona fue fundador de la compañía y el poder salir yo en la misma les ha hecho mucha ilusión a todos.

– ¿Conocías de antes a alguna de las cantineras de este año?

Conocía a la mayoría de las cantineras; con algunas ya había tratado de antes y a otras las conocía de vista. Hondarribia no es tan grande y al final nos conocemos casi todos.

– ¿Tienes ya todo preparado o todavía hay detalles por cerrar?

Está todo encarrilado, hay cosas de las que directamente se ha encargado la ama junto con mis tías, ya que el aita al ser arrantzale está fuera, y otras cosas en las que he participado yo también. Es verdad que hay detalles que hay que hacer en el último momento, pero de esos se encargará el aita cuando venga de la mar.

– ¿Qué momento crees que no vas a poder olvidar nunca?

Sinceramente no sé que momento o cuáles serán los que no olvidaré nunca (creo y espero no olvidar el día completo), pero el momento en el que viene la compañía a buscarme a casa, creo que será uno de los momentos claves del día y es uno de los momentos que espero con más ganas. Aunque ver la cara del aita, del osaba y de mi hermano en la calle Mayor creo que será otro de los momentos que no olvidaré.