Mónica Martínez y Tito Carballo. / Ayuntamiento de Irun

La delegada de Participación Ciudadana, Mónica Martínez, en compañía del presidente de la Asociación de Vecinos de El Pinar, Tito Carballo, visitó el barrio este pasado lunes durante la instalación de un desfibrilador en el local de la asociación. Se trata de uno de los 17 nuevos equipos que el Ayuntamiento está colocando en todas las AA.VV de Irun. Con este reparto e instalación que ha finalizado a lo largo de esta semana, el Ayuntamiento completa un amplio despliegue que eleva la cifra de desfibriladores en instalaciones o recursos municipales a 48 (17 en asociaciones de vecinos y 31 ya instalados previamente en recintos deportivos, espacios de mayores, otros equipamientos municipales con mucha afluencia de personas, así como coches patrulla y vehículos de Protección Civil).

La instalación en las asociaciones de vecinos se produce una vez se ha realizado una doble formación a más de medio centenar de personas de las AA.VV. que podrían ser eventuales utilizadores de estos aparatos, básicamente porque son las personas que más presencia pueden tener en los locales y, sobre todo, en las actividades con más componente físico que en ellas se desarrollan. La primera formación, teórica se desarrolló a lo largo de dos tardes en el espacio Palmera Montero, impartida por una empresa especializada. La segunda formación, ya práctica y con utilización directa de los aparatos por las personas designadas por las AA.VV., fue realizada en los propios locales de las asociaciones, una por una. «Todos podemos ayudar a salvar una vida, por eso es muy importante a la par que ampliamos la red de equipamientos públicos con desfibriladores -algo que venimos ya haciendo desde los últimos años-, reforzar la formación para que más personas conozcan su funcionamiento», explica Mónica Martínez. «La correcta utilización de estos equipos puede resultar fundamental de ahí que su colocación en la red de instalaciones municipales, por las que a diario pasan muchos ciudadanos/as, nos parezca prioritario».

El Ayuntamiento de Irun cuenta en total con 48 equipos operativos, algo que está muy por encima de la media de los municipios de Euskadi. Del total de 2.168 registrados en la comunidad, Gipuzkoa cuenta con 659, muchos de los cuales están instalados en/por entidades privadas como supermercados, bancos, grandes tiendas de ropa, etc. Sumando titularidad pública y privada en nuestra ciudad hay un total de 87 desfibriladores, de los cuales el 55% son municipales. Sólo el registro municipal refleja que Irun está muy por encima de ayuntamientos de las capitales de provincia como Donostia-San Sebastián (registra 13) o Vitoria-Gasteiz (38). Según la empresa adjudicataria del contrato, la ratio personas/desfibrilador en Irun es la más favorable de todo Euskadi.

Salvar vidas

Tal como se explicó en los talleres de formación, el objetivo de un correcto uso de los desfibriladores es disminuir la mortalidad y las secuelas que ocasionan las paradas cardíacas con técnicas de soporte vital entre los llamados «primeros intervinientes», personas que están cerca de quien sufre estos ataques cardíacos. Cabe señalar que la enfermedad coronaria es la primera causa de mortalidad en los países industrializados y hasta un 50% de las muertes que originan son súbitas. Cada año en España se producen 68.500 infartos. Un 30% fallecen antes de recibir una atención sanitaria cualificada. Estas muertes podrían disminuir si se realizan una serie de acciones, todas ellas importantes y que configuran la denominada “Cadena de la Supervivencia” que ayuda a salvar vidas. Según estudios especializados, el uso de desfibriladores en los primeros 4-5 minutos eleva el margen de supervivencia un 72%.

El presupuesto destinado al suministro de 17 aparatos, su instalación, formación de las personas usuarias y soporte, es de 30.000 euros IVA incluido. Y la empresa adjudicataria ha sido Osatu S.Coop (comercializadora de la marca Bexen Cardio).