Ricardo García. / Real Unión Club

Ricardo García, presidente del Consejo de Administración del Real Unión Club, ha comparecido en el Stadium Gal para detallar cómo se llevará a cabo la transición en el seno de la entidad una vez conocida la noticia de que la familia Emery ha adquirido un paquete de acciones que la convierten en el accionista mayoritario de la sociedad anónima deportiva.

García ha estado acompañado en esta comparecencia por el resto de integrantes del Consejo de Administración: José Manuel Amantegui (vicepresidente), José Luis Elizalde (secretario), José Luis Reinosa (vocal), Agustín Gascón (vocal) y Joseba Lopetegi (vocal).

Tras una breve introducción, ha tomado la palabra José Manuel Amantegui, confirmando que se convocará Junta General Extraordinaria para el próximo 21 de julio, con la idea de dar allí todas las explicaciones oportunas a los accionistas de la entidad. Entre los puntos del orden del día se propondrá una ampliación de capital de 1.200.000 euros. «Es una inyección económica que va a fortalecer sin duda alguna al club. La familia Emery dará en su momento las explicaciones que estime oportunas, pero lo que podemos decir, porque es público y notorio y los propios accionistas lo van a poder leer en la convocatoria que reciban, es que ese 1.200.000 euros se va a suscribir. Ojalá la comarca se empape otra vez de unionismo y participe en esta ampliación de capital, pero si no se llega al montante total la familia Emery pondrá el resto y eso tiene, para nosotros como Consejo de Administración, un valor incalculable, porque consolida a todos los efectos la entidad».

Amantegui ha señalado que el Consejo de Administración «es consciente del momento social que vivimos, pero tener la certeza de que la familia Emery, se llegue al resultado que se llegue con el proceso, completará la ampliación, nos hace estar muy tranquilos». El vicepresidente ha indicado además que «por lo demás, el proceso es un proceso de ampliación como cualquier otro, que tiene su cauce legal y sus trámites a realizar, que se irán materializando en los próximos días».

Breve recorrido deportivo e institucional

Una vez explicado el proceso de ampliación de capital, Ricardo García ha querido realizar un pequeño recorrido tanto deportivo como institucional de lo que han supuesto estos más de veinte años al frente del Real Unión. «La primera campaña al frente del club veníamos de ascender de Tercera División y tuvimos que jugar una promoción por no descender, en la que logramos eliminar al Novelda a doble partido con mucho sufrimiento», ha querido recordar. «A partir de ahí, empezamos poco a poco, con muchas ganas, pero pocos recursos. Ahora, con la perspectiva del tiempo, vemos cómo está el Stadium Gal, pero recuerdo perfectamente cuando se construyó lo que hoy es la Preferencia, la pequeña grada al fondo de una de las porterías que da también al anexo, los bares, el marcador o las tejavanas para el agua. Se fue haciendo todo poco a poco y con mucho esfuerzo». El presidente del Consejo de Administración ha querido recordar asimismo que en estos más de veinte años al frente de la entidad el club nunca ha jugado en Tercera División, habiendo logrado, además del hito del ascenso a Segunda División A en la temporada 2008/09, importantes éxitos deportivos. Así, ha querido recordar que en 2000 se logró alcanzar los octavos de final de la Copa del Rey sesenta y siete años después de haberlo conseguido por última vez, tras eliminar a Burgos CF, Real Valladolid CF y Deportivo Alavés, cayendo en esa ronda frente al Atlético de Madrid. «En la campaña 2002/03 conseguimos ser primeros de grupo y jugar la promoción para ascender, pero todos recordamos aquellos últimos minutos contra la Gramenet en el Stadium Gal. También lo tuvimos cerca en la 2004/05 tras eliminar en una primera ronda al Rayo Vallecano, pero en aquella ocasión el sueño del ascenso nos lo quitó el Lorca Deportiva. A la tercera tampoco fue la vencida para nosotros, en la 2006/07, en aquella ocasión contra el Alicante CF».

En ese breve relato cronológico de la acontecido durante estas dos décadas, cabe reseñar que en julio de 2008 el Real Unión Club consiguió la transformación en Sociedad Anónima Deportiva tras alcanzar los más de 1.512.000 euros necesarios para su conversión. «Supuso poner los cimientos de lo que somos ahora. Y nos costó, pero se logró. Fueron muchas reuniones, muchas visitas a empresas e instituciones, pero al final todo salió bien», ha querido subrayar García en su intervención.

Ese mismo verano aterrizaría en Irun el técnico Iñaki Alonso. Con él al frente de la primera plantilla, el Real Unión fue campeón del Grupo II de la Segunda División B, clasificándose, nuevamente, para disputar la fase de ascenso a Segunda División A. Tras eliminar en primera ronda al Centre d’ Esports Sabadell FC, el ansiado ascenso se logró el 21 de junio de 2009, en el partido de vuelta en el Stadium Gal ante la AD Alcorcón. Además, en la Copa del Rey, el equipo volvió a llegar hasta los octavos de final, eliminando al CD Lugo, la UE Sant Andreu, el Barakaldo CF y, sobre todo, al Real Madrid CF en dieciseisavos de final. «Esa eliminatoria la vamos a recordar los aficionados al Real Unión toda la vida, porque fue una gesta». El equipo sería eliminado por el Real Betis Balompié.

El paso por la Segunda División A fue efímero y, tras una única temporada, el club volvió a Segunda División B tras quedar penúltimo. «En estos últimos años se han producido altibajos. Recuerdo que en la temporada 2010/11 volvimos a pelear por ascender, pero nos eliminó el Sevilla Atlético. Luego empezaron a venir años muy duros, con la crisis económica y los problemas que tenía el club». En la temporada 2014/15, con la llegada de Aitor Zulaika para dirigir al primer equipo, la situación deportiva cambia, «de estar peleando por no bajar, pasamos a pelear de nuevo por subir, aunque no tuvimos suerte y nos eliminó el UCAM Murcia, pero sí que logramos la Copa Federación, además en el año del centenario del club, tras vencer al Castellón, algo que al comenzar la temporada ni nos planteábamos y que supuso una alegría en un año tan especial». Cabe recordar que en aquel año 2015 el Ayuntamiento de Irun otorgó al Real Unión Club la Medalla de Oro de la Ciudad de Irun por su centenario.

Agradecimientos

En el capítulo de agradecimientos, García ha querido, en primer lugar, destacar «la ayuda del Ayuntamiento de Irun, la Diputación Foral de Gipuzkoa, Kutxa Fundazioa y la Real Sociedad, por estar ahí en los malos momentos. Sin su ayuda el Real Unión no estaría ahora mismo donde está». Además, ha querido tener un recuerdo también para Uvesco, «nuestro principal patrocinador desde hace ya unos años», así como para «Decoexsa, Zuhaitzi, Servos, El Diario Vasco y todas las firmas que a lo largo de estos más de veinte años han estado a nuestro lado».

El presidente del Consejo de Administración ha querido asimismo tener un recuerdo para «todos los entrenadores y jugadores que han pasado en estos años por el Real Unión. Ellos, sin duda, han contribuido con su esfuerzo y sacrificio a hacer más grande la historia de este club». Y no se ha olvidado tampoco de los trabajadores, «a los empleados del club, los que pasaron en su día por aquí y los que están ahora, porque gracias a su labor en el día a día el club funciona».

Familia Emery

Para concluir este repaso, Ricardo García ha deseado suerte a la familia Emery. «Son parte de la historia de este club y les deseo toda la suerte del mundo. Nosotros nos hacemos a un lado porque creemos que ha llegado el momento. En diciembre anunciamos que estábamos en conversaciones y han llegado a buen puerto. Estamos orgullosos de que el club quede en manos de la familia Emery».