Memoria del archivo municipal de Irun

El número de consultas presenciales se mantiene y un año más crece la web, con 214.475 visitas en 2016

0
1562

El departamento de Sociedad de la Información del Ayuntamiento de Irun ha dado a conocer los aspectos más relevantes que se desprenden de la memoria de actividad del archivo municipal durante el año 2016.

“Para una ciudad el archivo es un servicio muy valioso», explica el delegado, Pedro Alegre. «Hoy en día hay una demanda creciente de la ciudadanía por consultar información de nuestra historia que, gracias a la labor diaria del personal del archivo, está más cerca que nunca. Además, más allá de la atención presencial y la asistencia de investigadores, las nuevas tecnologías han contribuido en los últimos años a tener un servicio más accesible con un fondo muy completo de imágenes digitalizadas, a lo que han contribuido entidades y particulares con la cesión de material».

Como dato general, actualmente en el archivo municipal hay depositados en torno a kilómetro y medio (o de otra manera, 1.500 metros lineales) de documentos de archivo; esto es, sin contar el espacio ocupado por la hemeroteca, la fototeca o la biblioteca auxiliar.

Uno de los aspectos más destacados que se desprenden de la memoria de actividad del año pasado es la implicación directa con el programa de actividades que conmemoraron los 250 años de Irun como ciudad de pleno derecho. Cabe destacar en ese sentido la publicación de un libro, editado por la responsable del archivo Sagrario Arrizabalaga, con el estudio y la reproducción fascímil de la Real Cédula de exención de jurisdicción. Otro de los momentos más reseñables de este último año fue la entronización como cofrade de honor del archivo municipal por parte de la Cofradía Anaka, en reconocimiento a la trayectoria del servicio.

En cifras

En lo que se refiere a la atención presencial al público en general, la actividad ha mantenido los números de años anteriores; por ejemplo se han contabilizado 228 asistencias de investigadores y 979 consultas de documentos, cifras muy similares a las de 2015. Al margen de los investigadores, también pasan por el archivo otros usuarios cuyas demandas de información no requieren quizás de una gran inversión de tiempo. Son los casos por ejemplo de arquitectos o aparejadores que por su profesión necesitan realizar alguna consulta. En detalle, sin contar la actividad de investigadores, se han consultado 1.362 expedientes, exactamente los mismos que en 2015.

En el capítulo de digitalización, catalogación y nuevas incorporaciones a la fototeca, se han sumado 253 nuevos ejemplares, buena parte de ellos depositadas en el archivo por particulares. El trabajo de adaptación de este material se ha sumado a la revisión de fichas descriptivas del fondo preexistente, que alcanza ya las 57.619 imágenes. La fototeca digital es uno de los grandes atractivos de la página web del archivo, uno de los portales temáticos municipales más visitado. En 2016 incrementó su número de accesos un 15%, hasta llegar a las 214.475 visitas.

Cabe mencionar que el archivo municipal promueve otra serie de líneas de actividad, como es la beca de investigación Serapio Múgica, visitas guiadas y diversas colaboraciones. Su instalación forma parte del edificio Ikust Alaia, donde hasta hace muy poco se encontraba la biblioteca municipal. La superficie de las instalaciones del archivo suma un total de 425 metros cuadrados, de los cuales 400 están destinados a uso estrictamente archivístico. De estos últimos, 310 son ocupados por los depósitos y también se cuenta con dos salas de consulta dotadas con 25 plazas y 5 puntos de acceso a Internet.