Cristina Laborda (i) y Aloña Zurutuza. / Ayuntamiento de Irun

La delegada del área de Bienestar Social, Cristina Laborda, acompañada por la técnico Aloña Zurutuza, ha informado este viernes desde el Centro Social Iraso de que a lo largo de estas semanas se ha retomado el programa anual de prevención del aislamiento para personas mayores. Se trata de una iniciativa que se viene repitiendo los últimos años y que está principalmente dirigido a personas mayores de 75 años que viven solas en el municipio.

Cristina Laborda explicaba que «este programa nos ayuda a detectar indicadores de riesgo de aislamiento social en personas mayores, que es uno de los problemas que puede enfrentar este colectivo en la ciudad. Por eso, de entrada esta iniciativa busca ponerse en contacto con aquellas personas que vivan solas con el objetivo de acercarles los servicios y actividades que para ellas se prestan en Irun».

A través de este programa, al que Bienestar Social destina la cantidad de 17.202,96 euros, se proporciona a estas personas toda la información existente en el área de Bienestar Social. Este año se han sumado 244 personas mayores de 75 años que viven solas en Irun, y por lo que están siendo las principales destinatarias del programa. A comienzos de año siempre se contacta con un grupo de personas y en el segundo semestre, con el resto. Así, en el primer trimestre del año 150 personas recibieron una carta en la que se les trasladaba la posibilidad de acogerse a este programa y ahora Bienestar Social completa su contacto escribiendo a otras 94 personas.

El proceso arranca con el envío de una carta en la idea de que a través de esta comunicación por escrito, estos vecinos puedan conocer más detalles sobre el programa, así como del resto de iniciativas que impulsa el Ayuntamiento en materia de recursos para las personas mayores. Una vez reciban esta carta, una profesional del departamento de Bienestar Social se pone en contacto con estas personas para fijar una cita en la que se les realizará una entrevista personal.

En el primer bloque de este año, por ejemplo, de enero a junio se contabilizaron 35 horas de llamadas, 66 entrevistas y 60 sesiones de talleres. Existe la posibilidad de que en caso de que la persona no desee dicha visita, puede comunicarlo bien en esta llamada previa o contactar con el SAC por escrito o por teléfono al 010 (943 50 51 52).

Refuerzo para llegar a más personas

Cristina Laborda recordaba que, «no solo nos centramos en las personas ‘nuevas’ que entran a formar parte de este grupo de mayores de 75 años, sino que también queremos tener presente a vecinos de Irun que por distintos motivos declinaron participar en ediciones anteriores del programa, pero que ahora podrían estar interesados». En ese sentido, además de los envíos anteriormente citados, en febrero se hizo un contacto suplementario con 100 personas mayores que en su día recibirían la carta, pero no participaron. «Han pasado 5-6 años desde entonces y quizá su situación haya cambiado», señalan desde Bienestar Social.

Taller de memoria

Parte siginificativa de este programa son los talleres específico que trabaja con aquellas personas que se ha detectado que estén en situación de riesgo de aislamiento social. Bajo el título “Estimulación cognitiva y fomento de las habilidades congnitivas y sociales”, el taller se imparte en el Centro Social Iraso, Palmera Montero y en los apartamento de Leka Enea.

Cristina Laborda subrayaba que «en definitiva buscamos que las personas mayores que lo necesiten puedan mejorar su calidad de vida, manteniendo su autonomía y evitando, o retrasando en su caso, una situación de fragilidad o vulnerabilidad social y otras situaciones de mayor dependencia. Esto se puede conseguir aumentando las relaciones sociales y participando en actividades de formación, cultura y salud física y emocional. Las personas mayores solas es una población especialmente vulnerable a la que los Servicios Sociales de Irun queremos atender, acercarnos y apoyarles en todo lo necesario».