Ane Unanue (i), Jokin Melida y Oihana Briones. / Irungo EH Bildu

«La Diputación Foral de Gipuzkoa ha decidido unilateralmente recortar la financiación municipal en un 20%. Esto supone que Irun recibirá este año 9.017.672,74 euros menos», dicen desde EH Bildu en la nota de prensa enviada a los medios de comunicación.

«Este recorte es un golpe tremendo para el presupuesto, que viene en muy mal momento. Los ayuntamientos son las instituciones más cercanas a las necesidades de la ciudadanía, pero dispondrán de menos dinero para desarrollar servicios que afecten a la vida de la ciudadanía, ahora que las necesidades de las y los irundarras son mayores. En este sentido, en el pleno del pasado viernes presentamos una moción para instar a la Diputación Foral a que abandone las decisiones unilaterales y abra una negociación con los ayuntamientos. PNV y PSE, cada uno por su lado, presentaron una moción alternativa muy similar a la nuestra. Llegamos al pleno con tres mociones muy parecidas».

«Antes del pleno EH Bildu intentó llegar a un acuerdo con el resto de partidos: el 20 de mayo el gobierno municipal nos hizo llegar a todos los grupos una propuesta de texto abierta al debate y ese mismo día presentamos nuestras aportaciones. Al día siguiente, sin embargo, PSE y PNV presentaron un texto conjunto. Con el fin de llegar a un acuerdo, realizamos nuestras aportaciones al texto, pero no obtuvimos respuesta. En el mismo pleno, nuestro portavoz Jokin Melida hizo un nuevo intento de acuerdo, abriendo la puerta a modificar la moción presentada por nuestro grupo, pero el PNV se negó a debatir. No se puede llegar a acuerdos si no se quiere hablar. Pensamos que esto se debe a la falta de autocrítica de los partidos que gobiernan la diputación. PNV y el PSE nos plantaron a última hora un texto acordado para, a golpe de mayoría, intentar cerrar el debate por la puerta de atrás».

Desde EH Bildu «queremos dejar claro que no es de recibo pretender evitar el diálogo y el debate , y menos en un tema tan importante en el que están en juego los intereses de las y los irundarras. Hay que poner en el centro las necesidades de la ciudadanía, abriendo para ello cauces de diálogo y debate. Queremos volver a mostrar nuestra total disposición a ello».