El portavoz jeltzale, Xabier Iridoy. / PNV de Irun

El pasado 11 de julio, 20 días más tarde del inicio de verano, se reabrieron las piscinas al aire libre de San Marcial Txingudi, después de años de espera. Unas instalaciones ya existentes hace años, pero renovadas en la actualidad. «El establecimiento cuenta con un aforo máximo de 550 personas y un aparcamiento de únicamente 50 plazas para vehículos, por lo que no todos los usuarios, que no utilicen otro medio alternativo al vehículo particular, podrán contar con una plaza para su vehículo», ha mencionado Iridoy. «Por ello, nos resulta aún más preocupante comprobar que aún no se han acondicionado los accesos exteriores al complejo, incapacitando así a toda la ciudadanía el ir andando y paseando desde la ciudad. Preocupante y vergonzoso, que deja ver nuevamente la ineficacia de gestión del alcalde Santano y su gobierno socialista. Desde el NV creemos que habiendo pasado ya dos años desde que se adjudicó la redacción del proyecto para el acondicionamiento y mejora de las instalaciones, los accesos deberían de haber sido adecuados acorde al proyecto y su duración».

En la actualidad Irun cuenta con unas piscinas al aire libre, con poco aparcamiento y sin acera para que los irundarras lleguen paseando desde la ciudad. «Es un tramo de unos 650 metros de carretera comarcal con quitamiedos laterales, sin señalizar, y sin acera ni bidegorri».

Por ello, en la visita que realizó la corporación del Ayuntamiento de Irun el pasado 6 de julio a las instalaciones, desde el PNV, vista la problemática de los accesos y su falta de adecuación, se preguntó sobre las previsiones al respecto. «Durante la visita solicitamos que se nos informara del estado del proyecto de la ejecución de la acera peatonal, cuestión que creemos que ya debería de estar realizado y finalizado. Pero la respuesta que obtuvimos fue que este verano no será posible acceder andando a las piscinas, obligando a la ciudadanía a hacer uso de coche, moto o autobús», ha informado el portavoz jeltzale.

Asimismo, en el caso de que la ocupación del aparcamiento del recinto se completara, se ha habilitado un parking de 38 plazas junto al cementerio. «Una solución ineficaz, que obligará a los que aparquen en este segundo parking, a esperar al autobuses lanzadera, que dependerán de conexiones y horarios de los autobuses urbanos ya existentes, cuando el paseo a pie sería de 5 minutos escasos. Es inconcebible que por falta de previsión, falta de visión y falta de interés, tanto del alcalde Santano como del gobierno socialista, los y las irundarras no puedan disfrutar de las piscinas en su integridad y se vean en la imposición de tener que utilizar el coche o la moto, en un entorno campestre y natural».

Para finalizar, el portavoz ha insistido en que «las prisas nunca han sido buenas a la hora de realizar un trabajo, ni a la hora de tomar decisiones. Todos los proyectos que se vayan a realizar en nuestra ciudad tienen que ser pensados, consultados y tienen que ofrecer un servicio completo y real a la ciudadanía. Unas piscinas con un presupuesto de 2.000.000 euros, que llegan con la frustración de tener que acceder imperativamente, en medio rodado, ya sea en coche, bus o moto, es intolerable. Perjudicando además, aún más la situación actual del tráfico que vive nuestra ciudad. ¿Éste es el gobierno que dice que lo que le importa es Irun?, ¿qué dice ayudar a que la ciudad avance?».