Lupe Queiruga (i), Igor Enparan, Aitzol Arroyo y Estitxu Urtizberea. / Abotsanitz

Abotsanitz ha querido explicar en las últimas horas mediante un comunicado de prensa el sentido negativo de su voto al presupuesto municipal del año 2020. Hay que recordar que el grupo municipal de Abotsanitz votó en contra del presupuesto presentado por el PNV en el pleno celebrado el jueves. «Votamos en contra por muchas razones, pero sobre todo por una: es un presupuesto que no se sustenta en la realidad», señalan desde Abotsanitz.

«El presupuesto no tiene en cuenta todos los ingresos, y los gastos están inflados. Muchas de las partidas no tienen contenido y, por ello, una gran parte del presupuesto no se ejecutará, tal y como ocurre cada año. No hay una sola propuesta para mejorar el problema de personal municipal. Hay 15 puestos sin cubrir y la interinidad supera el 60%. Esa es la causa de que no se lleguen a ejecutar los proyectos que se aprueban un año sí y otro también: baños públicos, minibús, aparcamientos, campo de futbol, renovación de Kasino Zaharra… Los proyectos no se ejecutan y el remanente volverá a crecer. A final de 2020 el Ayuntamiento de Hondarribia tendrá una deuda de unos 3.500 euros con cada habitante».

Abotsanitz presentó 42 enmiendas parciales, relativas a distintas áreas: movilidad, atención al ciudadano, ocio, convivencia, infraestructuras para los barrios, cultura, solidaridad, memoria histórica, servicios sociales, vivienda… Un total de 810.818 euros. Y otros 3.138.000 euros en inversiones, destinados a la modificación de crédito. De las enmiendas presentadas solo se aprobaron cuatro, «porque el PNV votó en contra de todas las demás». Estas son las cuatro mejoras aceptadas:

– Potabilización de la fuente de Guadalupe: 5.000 euros
– Proyecto para colocar paneles anti-ruido en Amute y Mendelu: 18.000 euros
– Auzolan y taller para pintar un mural en el puente bajo la carretera de Mendelu. 3.500 euros
– Promoción de la lectura fácil: 500 euros

«En total 27.000 euros de 810.000. Estas son algunas de las que no se han aprobado: colocación de aparatos para ejercicio físico en Kasino Zaharra, ampliación de la red de bidegorris para llegar a los centros escolares, ampliar las ayudas a las ONGs hasta el 0,7% (no llegan al 0,5%), cubrir uno de los parques infantiles… A pesar de que debido al cambio de procedimiento hemos tenido cinco semanas menos de lo habitual, Abotsanitz ha presentado 42 enmiendas parciales, algunas de las cuales han sido aportaciones de hondarribiarras o grupos sociales. El gobierno municipal no ha querido negociarlas. El PNV no se ha sentado con el grupo municipal de Abotsanitz, ni para explicarnos su propuesta, ni para negociarla. Con el resto de partidos de la oposición sí, pero no con Abotsanitz».