iridoy y Guezuraga, contemplando los trabajos que se están desarrollando para descontaminar las balsas de purines. / PNV de Irun

El PNV ha pedido la activación del Plan de Protección del valle de Olaberria. Lo ha hecho durante una visita a las balsas de purines que junto al caserío Urunea están terminando de tratarse. «Después de años de espera e incalculables peticiones de nuestro grupo, así como de otras agrupaciones sociales, vecinales y medioambientales, desde EAJ-PNV de Irun nos alegramos de que próximamente vaya a concluir la descontaminación de las cuatro balsas de purines de los antiguos cebaderos de Montero. Un trabajo que llega con demora, aún a las incesantes solicitudes que nuestro grupo ha efectuado en el devenir de los años. Demandas como la que realizamos ya en el año 2012, mediante una enmienda al Presupuesto del 2013, dónde solicitamos la incorporación de una partida para la ejecución de la descontaminación y recuperación del espacio ocupado por las balsas en Olaberria, que el gobierno rehuyó diciendo que era competencia del Gobierno Vasco. Lo cual, con el tiempo, se ha comprobado que no es así».

«Aún así, desde EAJ-PNV creemos que la descontaminación de los purines es un primer paso muy importante para ir recuperando poco a poco un espacio tan singular como es nuestro valle de Olaberria. Un entorno que cuenta además con un Plan Especial de Protección, que desgraciadamente sigue sin ningún avance relevante, y que contiene objetivos como; asegurar el uso racional y sostenible de los recursos naturales, preservar, regenerar e incentivar las características rurales, procurar que la ciudadanía pueda disfrutar a través del valle de la naturaleza, el paisaje y el patrimonio natural, arquitectónico, histórico y arqueológico, y acondicionar lugares de estancia e itinerarios peatonales y ciclistas, entre otras cuestiones».

«Por ello, desde nuestro grupo, queremos incidir en la importancia de seguir dando pasos adelante, de ir avanzando. Tras esta actuación de recuperación ambiental, cercana al caserío de Urune, el gobierno municipal debe apostar y seguir avanzando en el Plan Especial de Protección del valle, para poder proteger, mantener y ofrecer así la ciudadanía irundarra un espacio verde, natural y extraordinario del que disfrutar. Llevamos años de retraso y de espera, ya es hora de que las personas puedan deleitarse de un entorno tan próximo a la ciudad y de tal belleza, con enormes valores medioambientales y culturales».