David Soto y Miren Echeveste. / Podemos Irun

Elkarrekin Podemos Irun ha denunciado esta mañana en rueda de prensa “decenas de anotaciones en la contabilidad oficial del Ayuntamiento de Irun correspondientes a gastos en comidas del alcalde José Antonio Santano en restaurantes de lujo”. La coalición formada por Podemos Irun y Ezker Anitza-IU señala que “buena parte de estos gastos onerosos se realizaron durante el periodo más duro de la crisis económica de nuestra ciudad, y alcanzaron importes de 500 y 800 euros por una sola comida e incluso pagos de 1.200 euros en un día”. La denuncia hecha pública por la coalición afectaría al período 2006-2016 y se basaría en un total de 72 asientos contables por un importe total superior a los 24.000 euros.

“La totalidad de estas comidas”, señalan desde Elkarrekin Podemos Irun, “han sido pagadas con presupuesto municipal, sin que haya sido posible hasta el momento, pese a las peticiones realizadas por escrito en el Registro del ayuntamiento y dirigidas al alcalde, acceder ni a las facturas justificativas, ni a los certificados acreditativos del motivo de las mismas y de las personas que participaron en ellas. Queremos incidir en este último dato crucial: no sabemos con quiénes se realizaron estas comidas. Desde el 15 de febrero de 2016, fecha en la que se presentó el primer escrito, hasta el día de hoy ha sido imposible saber por qué se hicieron estas comidas y con quién”.

Desde Elkarrekin Podemos Irun afirman que “se trata de conductas absolutamente inapropiadas y políticamente censurables. No es posible que un alcalde que presume de comer en restaurantes de 9 euros haya gastado con el dinero público de las y los iruneses en los años más duros de la crisis económica, en plena época de recortes, 800 o 500 euros en presuntos almuerzos de trabajo”. Insisten además desde la coalición en decir que “la negativa a hacer públicas estas facturas y los documentos justificativos de las mismas, pese a las reiteradas peticiones que hemos venido realizando desde febrero de 2016, constituye una absoluta falta de respeto con las y los iruneses a los que representamos”, para terminar señalando que “esta falta de transparencia y de explicaciones nos hace pensar que podríamos encontrarnos ante comidas no suficientemente justificadas o, en el peor de los casos, de comidas privadas, lo que sería absolutamente inadmisible”.

La coalición ha solicitado al alcalde que haga públicas las facturas correspondientes a todas las anotaciones contables denunciadas, con los certificados oficiales acreditativos del motivo de las mismas, así como de las personas que asistieron a esas comidas, para «comprobar fehacientemente, con facturas y documentos oficiales, qué utilización se ha hecho del dinero público y qué razón había para gastarse esas cantidades de dinero en supuestas comidas de trabajo».