Calvo, Galardi y Jiménez. / Ayuntamiento de Irun

El delegado de Educación y Juventud, Santi Jiménez, ha dado a conocer este martes los reusltados del proyecto ganador en 2019 de la beca Gazteartean de investigación en materia de infancia, adolescencia y juventud. Junto al responsable municipal han estado las dos personas que firman el proyecto para esta segunda edición de la iniciativa, la irunesa Raquel Calvo Pérez, diplomada en Educación Social con amplia experiencia en programas de intervención socioeducativa con adolescentes, y la oiartzuarra Itsasne Galardi Ogallar, que cuenta con un Magisterio en Educación Especial y actualmente educadora en la Red de Gaztelekus municipales de Donostia.

«El Servicio de Juventud busca con esta iniciativa promover el desarrollo de proyectos de investigación en materias relacionadas con la juventud en el ámbito local. El objeto de la beca es apoyar el desarrollo autónomo de la iniciativa emergente, impulsar y estimular el trabajo investigador en la ciudanía joven, y a su vez abrir una nueva línea de trabajo entre el Ayuntamiento y los/as jóvenes», explicaba Santi Jiménez.

Con el título «Investigación-acción acerca de las relaciones amorosas y comportamientos sexuales que establecen les adolescentes y jóvenes estudiantes en Irun», el principal objetivo de la investigación llevada a cabo ha sido analizar qué consumo de pornografía hacen las personas adolescentes y jóvenes estudiantes en Irun. Y si éste influye y de qué manera en los comportamientos sexuales y en las relaciones afectivas que mantienen que comportamientos sexuales son los más habituales y si hay relaciones entre el consumo y estos comportamientos. Además, de saber qué tipo de educación sexual han recibido.

Los objetivos específicos del estudio han sido, entre otros, analizar lo que saben les adolescentes de Irun, qué entienden como sexualidad y los comportamientos sexuales y de dónde les llega la información, qué selección hacen de lo que recibe; observar las conductas y actuaciones que tiene les adolescentes; conseguir datos cuantitativos reales para futuras intervenciones; saber por qué medios específicos les llega la información que tienen; e identificar y ayudar a desmontar los patrones generados por los estereotipos de género.

La investigación-acción es un método de estudio que se basa en la participación tanto de les sujetos a investigar como de las propias personas que van a realizar el estudio. «Con este tipo de investigaciones podemos extraer tanto datos cualitativos como cuantitativos, y surge de la clarificación de preocupaciones que generalmente son compartidas en grupo», explicaban las autoras del trabajo.

Así, en la investigación han participado 1.000 estudiantes de 7 centros escolares del municipio. «Nuestra propuesta se ha basado en asistir a los distintos centros educativos de la localidad y trabajar con el mayor número de aulas posible. Hemos iniciado las sesiones con el visionado de un cortometraje que ha servido de punto de partida para rellenar el cuestionario posterior, compuesto de preguntas relacionadas con el audiovisual, cuestiones referidas al tipo de relaciones que mantienen y cómo las perciben, acerca de la información sexual recibida, el consumo de pornografía, etc.».

Conclusiones finales

El 28,7% de la muestra total es consumidor/a de pornografía, siendo un consumidor habitual el hombre. Las sensaciones acerca de la pornografía varía según la identidad, siendo mas agradables para los hombres y no binarias que para mujeres. Se ha observado una necesidad de una educación sexual integral en los centros escolares, si bien programas como “Buldur Barik” ayudan a la no violencia.

Las autoras de la investigación apuntaban a que «la escasa formación recibida en general, a la falta de veracidad de la información que buscan, a la sensación de los adolescentes y jóvenes al cumplimentar el cuestionario, y sobre todo, a la petición directa durante las sesiones de muchas de las personas participantes, nos ha llevado a la conclusión de la gran necesidad que muestra la adolescencia y juventud de programas sobre educación sexual permanentes en la mayoría de los centros escolares».

Cabe señalar que el área de Educación y Juventud tiene un servicio relacionado con estas cuestiones llamado Asexorate. Es un servicio creado con el objetivo de posibilitar un espacio que garantice un entorno de confianza para poder dar respuesta a todas aquellas dudas en torno a la sexualidad, fomentar entre la población adolescente y joven de Irun relaciones saludables y de respeto y permitir el aprendizaje de la gestión emocional de la población joven del municipio.

Dirigido sobre todo a jóvenes de entre 12 y 25 años, actualmente el servicio se desarrolla de forma online online a través de la web de la Igazte y presencial en el Gazteleku con talleres y actividades que en estos momentos se van organizando en función de la evolución de la pandemia y las restricciones establecidas.

Becas de 8 meses

La beca Gazteartean, con una dotación de presupuestaria de 8.000 euros, tiene una duración máxima de 8 meses, a contar desde que se adjudica y el resultado final o entregable está abierto a diferentes propuestas de formato; proyecto, proceso o acción (material divulgativo, procesos colaborativos y/o participativos…). Hablamos de una gran diversidad de temas relacionados con infancia, adolescencia y juventud y una variedad de formatos. Es decir, no sólo el habitual desarrollo de un proyecto escrito, sino también la posibilidad de trasladar estas reflexiones a un documental, maqueta, publicación, proceso o acción a desarrollar.