Borja Olazabal y Nuria Veiga. / Ayuntamiento de Irun

El delegado de Movilidad, Borja Olazabal, ha informado este miércoles de que el Ayuntamiento de Irun ha instalado en varios puntos de la ciudad una serie de estaciones de reparación de bicicletas. Son pequeñas pero muy útiles unidades que sirven para atender problemas habituales que tienen los ciclistas como pinchazos o pérdidas de presión en las ruedas. Junto a Borja Olazabal ha estado Nuria Veiga Sistiaga, emprendedora irunesa que distribuye en nuestro entorno con la marca On Bizi estas instalaciones.

«Inmersos como estamos en la Semana de la Movilidad, nos parecía oportuno presentar y dar a conocer formalmente una de las últimas novedades que en el campo del fomento de la movilidad ciclista que tenemos en la ciudad. Es una iniciativa que ya han probado en ciudades europeas y que va en la línea del aumento que está experimentando la afición por el uso de la bicicleta en entornos urbanos», explicaba Borja Olazabal.

En detalle, cada estación se compone de una estructura de 10-18 kg. La ventaja de estos modelos es su tamaño, el cual permite su instalación prácticamente en cualquier lugar. Entre las características que presenta, estas estaciones cuentan con herramientas y bomba de inflado. La estructura lleva 2 enganches en los laterales para ordenar mejor las herramientas y la base incluye códigos QR con videos explicativos de reparaciones.

En tres puntos distintos

«Está pensado para todo tipo de público usuario de la bicicleta, desde vecinos de Irun que la utilicen en sus desplazamientos, hasta para viajeros que estén de paso como peregrinos que están realizando el Camino de Santiago en bicicleta», añadía Olazabal. En la ciudad ya se pueden ver estas estaciones en tres puntos distintos: plaza de San Juan, calle Arbesko Errota al comienzo del bidegorri y calle Juan Thalamas Labandibar junto al polideportivo Azken Portu, con opción de valorar nuevas incorporaciones.

Si bien llevan pocas semanas colocadas, el delegado ha lamentado que «nada más colocarlas, algunas herramientas desaparecieron y las sujeciones que las fijaban a los postes se cortaron. Este tipo de actos perjudican a toda la gente que quiere utilizar la bicicleta para desplazarse y para llevar a Irun hacia otro tipo de ciudad más sostenible». El delegado informaba de que todas las estaciones afectadas han sido reparadas y todas están en funcionamiento.