El ministros Grande-Marlaska, saliendo de una reunión del Palacio de la Moncloa. / Wikipedia

Hace una semana con un escrito conjunto, los alcaldes de Irun y Hendaia hacían llegar a la Delegación de Gobierno en Euskadi y al Prefecto de Pirineos Atlánticos, la petición de estudiar la reapertura del puente internacional de Behobia en Irun y mejorar así el paso transfronterizo de Santiago, que registrar estas últimas semanas importantes retenciones por los controles y el aumento del tráfico.

Hoy, el alcalde de Irun ha dirigido un nuevo escrito al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, para que conozca de primera mano las dificultades económicas, sociales y de movilidad que están viviendo los vecinos de Irun y del Bidasoa ante el cierre de fronteras y la clausura del paso fronterizo de Behobia.

«Me consta que el Ministro está informado de la situación y sé que no es fácil, pero quería hacerle llegar de primera mano las dificultades del día a día de una ciudad como Irun, que situada en una línea de muga, está acostumbrada a vivir sin la frontera que ahora está provocando perjuicios enormes a nivel económico, personal y de movimiento de muchos vecinos», decía Santano.

El alcalde aseguraba que con esta carta quiere que el ministro conozca una realidad como la irunesa, dónde «nos hemos acostumbrado a vivir sin fronteras y en estas últimas semanas el control de los pasos de Santiago y el cierre de Behobia, están convirtiéndose en un problema grave para muchos vecinos del Bidasoa».