José Antonio Santano, alcalde de Irun. / Ayuntamiento de Irun

Este miércoles se ha reunido la mesa municipal de coordinación que, bajo la dirección del alcalde de Irun, José Antonio Santano, sigue minuto a minuto la evolución del estado de alarma en la ciudad. También se han desarrollado varias reuniones sectoriales con temas concretos como la movilidad o Policía Local.

En materia de servicios sociales, a lo largo de hoy miércoles se van a terminar de efectuar las casi 2.000 llamadas a las personas mayores de 75 años que viven solas en la ciudad. El personal de servicios sociales ha contado para esta tarea con un refuerzo de otros trabajadores municipales para realizar estas llamadas de forma más rápida. En dos días se ha contactado con estas personas para conocer su estado de salud y red familiar, así como averiguar si necesitaban algún tipo de apoyo en cuestiones básicas como la alimentación o farmacia para, en su caso, activar las medidas previstas.

Esta iniciativa permite reforzar los sistemas de prevención y detección y, al mismo tiempo, tener información de primera mano y una «fotografía» del estado de este colectivo en Irun. En general, la respuesta a estas llamadas está siendo positiva, la mayoría de casos tiene las necesidades básicas cubiertas, y tanto las personas como sus familiares acogen de buen grado esta comunicación. Para aquellos casos que necesiten algún tipo de apoyo, se trabaja con Cruz Roja para asistir a estas personas así como a otros colectivos en los que se ha detectado alguna necesidad, como es el caso de familias monoparentales con menores, y personas con algún grado de dependencia/discapacidad. En cuanto al banco de voluntarios, se estudia la forma de tener las medidas de seguridad y óptimas condiciones para las personas apuntadas, a la espera de estar coordinados con la red de voluntariado de toda Euskadi.

Desde el área de Bienestar Social también se va a solicitar al servicio de Teleasistencia del Gobierno Vasco cruzar datos, de forma que las necesidades que puedan detectarse en las llamadas que realice este servicio en Irun y puedan ser cubiertas por los servicios sociales municipales, se realice a la mayor brevedad posible.

El teléfono 010

Asimismo, de cara a este jueves, día festivo, y al fin de semana, el teléfono 010 refuerza su servicio ampliando su horario de atención. Estará disponible cada día en el horario de 8:00 a 20:00 horas para atender cuestiones de información práctica y general de la ciudad, si bien podrá para casos y otros servicios concretos derivar a las administraciones correspondientes.

Otra de las medidas que siguen su curso es el refuerzo de la limpieza y desinfección en los autobuses urbanos que se realiza a final del turno y también a mitad del servicio. Por su parte, residentes de Ama Xantalen ya están comunicándose con sus familias a través de las video llamadas que se pueden efectuar gracias a las tablets adquiridas de urgencia.

Sobre las restricciones en los desplazamientos por vía pública, Policía Local continúa, en coordinación con la Ertzaintza, garantizando en la medida de lo posible el cumplimiento del decreto de estado de alarma informando desde sus vehículos con megafonía, y además sigue controlando y ordenando las entradas y salidas de los supermercados.

Cabe recordar que solo se puede circular por vía pública para adquirir alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad; asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios; desplazamientos al lugar de trabajo; retorno al lugar de residencia habitual; y desplazamientos a entidades financieras.

A lo largo de los últimos días, agentes municipales han realizado varias actuaciones en los casos en los que algunas personas se encontrarían saltándose el decreto de estado de alarma en varios puntos de la ciudad, abriéndose hasta ahora 20 expedientes sancionadores. Se recuerda que se han establecido multas de a partir de 600 euros.

En ese sentido, y para incidir en las prohibiciones del decreto, se cierran también los bidegorris de Osinbiribil, Meaka, Punttas, los campos de petanca de San Miguel y Belaskoenea, y las zonas de esparcimiento para perros.