Lupe Queiruga (i), Igor Enparan, Aitzol Arroyo y Estitxu Urtizberea. / Abotsanitz

«El gobierno municipal de Hondarribia oculta a las y los hondarribiarras el Plan de Mandato, documento sobre el que debería sustentarse la actividad municipal. Los jeltzales lo conocen desde comienzo de año, pero no lo han compartido ni con la oposición, ni con el pueblo», así comienza Abotsanitz la nota de prensa enviada este mediodía a los medios de comunicación.

La formación asegura que «el 20 de setiembre de 2019 el gobierno municipal licitó el plan a la enpresa EKF Atest. El pago se realizó en enero, lo que significa que la empresa entregó el plan anteriormente a esa fecha. Pero desde entonces el gobierno municipal no lo ha dado ha conocer. Hay que tener en cuenta que dicho documento marca las objetivos del cuatrienio, por lo que es esencial tanto para el gobierno como para el control por parte de la oposición».

«Ha pasado año y medio desde que Txomin Sagarzazu repitió como alcalde y los hondarribiarras aún no conocen sus planes para su segundo mandato. Haciendo una comparación sencilla, en la anterior etapa de Sagarzazu el PNV presentó el Plan de Mandato un mes después de recibirlo, en febrero de 2016, a los ocho meses de formar gobierno. En esta ocasión han pasado dieciséis meses, el doble. El mismo Sagarzazu aseguró en marzo que presentarían el Plan en Semana Santa. Hasta hoy. Otra cuestión reseñable en lo relativo al esperado documento es su coste. Si el del anterior cuatrienio tuvo un coste de 11.900 euros, la factura del nuevo plan asciende a 18.101 euros, es decir, un 52% más que el anterior. Otro sobrecoste llamativo que sumar a la lista de contrataciones sospechosas del PNV de Hondarribia», dicen desde Abotsanitz.