La nueva cubierta parcial del campo de fútbol. / Ayuntamiento de Irun

El alcalde, José Antonio Santano, y la delegada de Obras, Cristina Laborda, se han acercado hasta Artía para comprobar la finalización de dos obras que se han realizado en la zona.

Por un lado la cubierta del campo de fútbol. Se trata de la cubierta parcial en las gradas del campo de fútbol, una iniciativa que surgió como recordaba el alcalde en el proceso de presupuestos participativos 2016, «este proyecto es un buen ejemplo de las mejoras que pueden surgir de la participación ciudadana, ya que fueron los usuarios del campo los que promovieron esta cubierta para solucionar los días de lluvia o de excesivo sol y francamente ha resuelto un problema».

Ha sido necesario realizar un estudio previo por parte de los servicios municipales para comprobar que el proyecto era posible, teniendo en cuenta que las gradas están apoyadas sobre el trinquete y los vestuarios y las limitaciones de espacio por la cercanía de las viviendas. Finalmente la cubrición ocupa la parte central, en la zona superior del graderío, para no apoyarse sobre la zona en la que en la parte inferior está el trinquete y para evitar interferir en el edificio más cercano al campo (José María Iparraguirre, 14).

Se trata de una cubierta en voladizo con una longitud de 18 metros. La longitud del vuelo es de 5 metros, para cubrir todo el ancho de las gradas. La cubierta del voladizo y de parte de la pérgola, se ha diseñado con placas de policarbonato alveolares coloreadas de 32 milímetros de espesor.

Además se ha aprovechado para la construcción de una nueva escalera de hormigón para dotar de un nuevo acceso peatonal a la pista polideportiva existente, desde la calle José María Iparraguirre. «Esta era una petición de los vecinos que teníamos pendiente de resolver para permitir un acceso más seguro y más cómodo a la instalación deportiva anexa cuando el campo está cerrado», explicaba Cristina Laborda. Y es que hasta ahora solo se podía acceder a esta zona a través de una entrada interior a pie del césped. Se ha renovado también el pavimento de la acera de la calle José María Iparragirre en el tramo entre el acceso al campo de fútbol y la calle Bienabe Artía.

Las obras, que comenzaron el pasado mes de abril y acaban de terminarse, han sido ejecutadas por la empresa Urbycolan con un presupuesto cercano a los 300.000 euros

Una calle más amable

El alcalde y la delegada se han acercado también hasta la calle Pío Baroja donde prácticamente han terminado las obras de mejora de accesibilidad y reurbanización de la calle y la plaza Portu.

Con la nueva urbanización la calle Pío Baroja ha quedado con un carril de circulación desde el número 10 hasta el número 18, donde un espacio ya con pavimento peatonal deja sitio para hacer cambio de sentido de vehículos o para quedarse parado a la espera del paso de un vehículo en sentido contrario. A ambos lados del vial se han generado aceras completamente peatonales de 2,5 metros en un costado y de 2,1 metros de anchura en el otro. Tras el número 18 todo el espacio es completamente peatonal, aunque hay que destacar que hay un paso de garajes en el final del número 20 y se facilita la carga y descarga de los negocios de la zona.

Santano ha querido llamar la atención sobre la mejora en la accesibilidad peatonal entre Pio Baroja y César Figuerido, «se ha resuelto el acceso universal con unas nuevas rampas y escaleras cuyas pendientes y dimensiones están acordes a la vigente normativa de accesibilidad y se ha creado un espacio más ordenado y estético». La plaza Portu también ha cambiado creando aceras más anchas que las existentes y manteniéndose parte del aparcamiento dentro del espacio restante.

En la parte central de la calle Pío Baroja hay una zona de baldosas coloreadas, similares a las de la calle Ciproiano Larrañaga. Se trata de un nuevo pavimento no contaminante y que además tiene un efecto de absorción de los gases de los vehículos. Además de lo que está a la vista, cabe destacar que se han mejorado las infraestructuras tales como las redes de saneamiento de fecales, pluviales y parte de la red de abastecimiento. En cuanto al alumbrado también se renueva en su totalidad.

Cristina Laborda ha recordado que «este proyecto recoge aportaciones de los vecinos, desde su inicio. Aquí hicimos varias reuniones públicas y, durante aproximadamente dos semanas se mantuvo abierto un proceso de participación a través de la web municipal buscando recoger más impresiones de los vecinos. Analizadas todas opiniones recibidas, el proyecto se modificó recogiendo la opinión mayoritaria de las personas que participaron sobre diversos aspectos».

El proyecto, a falta de algunos detalles está ya terminado después de 10 meses de obra, con un presupuesto de 807.720,63 euros. La obra ha sido ejecutada por la empresa Urbycolan S.L.