La cita será el 16 de junio en el Juncal. / Ayuntamiento de Irun

El presidente de la ONG Taupadak, Fernando de la Hera, ha presentado este miércoles, con la compañía del alcalde de Irun, José Antonio Santano, el concierto del Ensamble de Moxos del próximo sábado, 16 de junio, en Irun, dentro de su gira de presentación del espectáculo «Pasión Moxos».

La gira es de tres meses y ha discurrido por siete países europeos (España, Francia, Luxemburgo, Bélgica, Alemania, Suiza e Italia) y queda Marruecos para el final, concretamente el 23 de junio en el Festival Internacional de Músicas Sagradas del Mundo, al que el Ensamble de Moxos ha sido invitado. «Estamos metidos en los círculos especializados de la música antigua y se nos valora cada vez más en ellos. Somos el único grupo boliviano que toca con instrumentos de época y con afinación barroca», explican desde el grupo.

En este regreso a la parroquia del Juncal donde ya tocaron en 2008, presentarán su sexto disco «Pasión Moxos». «Volvemos al Juncal, porque es un escenario incomparable, en el que ya actuamos en 2008. La mayor parte de nuestros conciertos son en iglesias, aunque tampoco despreciamos los teatros. Es música sacra y es donde mejor suena».

Colaboración del Ayuntamiento de Irun

El Ensamble de Moxos representa en este espectáculo las partituras de ‘La Pasión de Nuestro Señor Jesucristo’, del Archivo Misional de Moxos. Como explicaba Fernando de la Hera, se habían editado de forma incompleta hace algunos años y sólo se habían estrenado algunos fragmentos de la obra. Concretamente se publicaron sin el segundo violín, del que por entonces no se tenía constancia. Pero gracias a las investigaciones de campo que realizaron hace más de una década Raquel Maldonado y Toño Puerta, cuyos hallazgos quintuplicaron el volumen del archivo moxeño, la obra se completó.

Entre los manuscritos encontrados en junio de 2006 en la comunidad coquinal, figuraban varias partituras de la Pasión, incluido el segundo violín en su totalidad. La copia estaba fechada el 24 de abril de 1900 y se trataba de un documento en buen estado de conservación, con escasos errores y muy buena caligrafía, a diferencia de muchas otras posteriores a la expulsión de los jesuitas en 1767. Gracias a este y otros rescates en los que colaboró económicamente el Ayuntamiento de Irun, se ha podido no sólo completarla, sino también realizar algunas correcciones en las demás líneas. Su grabación y puesta en escena es un riguroso estreno del Ensamble Moxos, con arreglos instrumentales originales que incorporan la viola da gamba, las flautas de pico, el traverso y el oboe barrocos, para hacer honor a una de las composiciones de mayor envergadura de nuestro archivo.