Ayuntamiento de Irun. / Oihana Sánchez

El alcalde de Irun, José Antonio Santano, ha compartido en Junta de Portavoces la adhesión al Pacto de las Alcaldías para el Clima y la Energía, un documento con el que el Ayuntamiento de Irun plantea renovar sus compromisos en la lucha contra el cambio climático.

“Se ha cumplido una década desde que firmamos el Pacto de alcaldes/as, y a lo largo de estos años hemos ido dando forma a amplios programas, como la Agenda Local 21 o el Plan de Movilidad Urbana Sostenible, que han llevado nuestro compromiso por el medio ambiente a acciones del día a día. El resultado es positivo, pero tenemos que seguir en este camino con objetivos más ambiciosos”, ha señalado el primer edil.

Promovido por la Unión Europea, el Pacto de las Alcaldías para el Clima y la Energía da continuidad al Pacto de los alcaldes/as de 2010 y establece nuevas metas con el horizonte de esta próxima década. Las ciudades firmantes se comprometen a respaldar activamente la implantación del objetivo de la UE de reducción de los gases de efecto invernadero (GEI) en un 40% para el año 2030 y acuerdan adoptar un enfoque de actuación integrado a la mitigación así como a la adaptación a los efectos derivados del cambio climático en sus acciones locales.

2020: objetivo cumplido

A este nuevo escenario, Irun lleva en buena posición. Para 2020 la ciudad tenía que haber reducido al menos un 20% sus emisiones de gases de efecto invernadero, algo que prácticamente había conseguido ya en 2017 según los últimos estudios de los que se dispone. “Nuestra hoja de ruta pasa por continuar introduciendo medidas que ayuden a reducir las emisiones de CO2, avanzar en la eficiencia energética, una movilidad sostenible… todo ello en línea con los objetivos de desarrollo sostenible que ha marcado la UE, que como ya anunciamos queremos incorporarlos a nuestra acción de gobierno y son ahora más importantes que nunca”, ha añadido Santano.

Con la adhesión a este nuevo pacto Irun se compromete, además de trabajar en los objetivos de reducción de los GEI, a elaborar un Plan de Acción para el Clima y la Energía (PACES), que actualizará el plan de acción que hasta ahora venía desarrollando el área de Desarrollo Sostenible del Ayuntamiento de Irun y que servirá para organizar el trabajo municipal en el marco del pacto. Este nuevo plan, cuya redacción comenzará próximamente incluirá entre sus contenidos, un inventario base de las emisiones de GEI del municipios para hacer el seguimiento de la efectividad de las acciones de mitigación, evaluación de riesgos y vulnerabilidades climáticas y una estrategia de adaptación de las acciones municipales de nuestro día a día, esto último una novedad que requiere el nuevo plan.