David Soto. / SPI

Sí se Puede Irun ha vuelto a incidir en la modificación de créditos y en esa batería de propuestas negociadas a tres bandas por SPI, PNV y EH Bildu, en este caso para poner el acento en aquellas que habría aportado la formación morada al debate.

«Después de 6 meses de retraso, con 3 millones guardados en el cajón por parte del Sr. Santano, los grupos de la oposición hemos dialogado y pactado una propuesta para la modificación de créditos. Insistimos, son propuestas comunes a los tres grupos surgidas de la negociación, y ahora, como grupo político, nos toca resaltar qué iniciativas nos parecen fundamentales y de qué nos sentimos especialmente orgullosos».

La primera propuesta a la que hace SPI referencia es al «proyecto que llevamos pidiendo desde hace dos años: el Gaztegune en la parte aún por completar del CBA. Un espacio de referencia para los jóvenes en Irun. Un lugar donde puedan encontrarse, realizar actividades, empoderarse y aprender». Sigue Sí se Puede Irun mencionando «los trámites para la implantación del SMUS, un servicio municipal de urgencias municipales. Se trata, éste también, de un proyecto ya debatido con el área de Bienestar Social y que llevamos tratando de traer a Irun desde hace años. Un servicio de atención las 24 horas del día para cubrir las necesidades de urgencia social, tal y como se realiza en otros ayuntamientos». La tercera propuesta que SPI pone sobre la mesa es la de la «redacción del proyecto del edificio de Lucas de Berroa con destino a usos sociales. El antiguo edificio de peregrinos alberga pisos, salas para diferentes usos y, por tanto, su aprovechamiento para dotaciones públicas de índole social nos parece muy interesante». Por último, la formación busca la «puesta en marcha del Servicio verde de la energía, tan solicitado por parte de diferentes grupos a lo largo de los años».

«Con esta serie de propuestas, que entendemos son de sentido común, podemos decir con orgullo que estamos dando cumplimiento a muchas de las propuestas que la ciudadanía quería ver realizadas cuando nos votó en 2015. Y lo mas importante, desde el diálogo, el consenso, la pluralidad y el respeto. Esperamos también que el actual alcalde, José Antonio Santano, tome nota. El Sr. Santano nunca ha negociado con nosotros, ni acordado, de cara a sacar propuestas como las que hemos enumerado. Ojalá algún día el PSE lo hiciera. Ojalá algún día exista socialismo en Irun. Ojalá el PSE se vuelque en las nuevas formas de hacer que van a regir este ayuntamiento de aquí en adelante».