Trabajadores del servicio de Juventud, junto a la delegada, Mónica Martínez. / Ayuntamiento de Irun

La delegada de Juventud del Ayuntamiento de Irun, Mónica Martínez, acompañada por todo el personal técnico que integra el servicio de Juventud Gazteartean ha hecho una valoración positiva de las novedades introducidas por el área a lo largo del año pasado.

«El año 2018 fue un antes y un después en los programas que desde el área de Juventud hemos ido promoviendo baja la marca de Gazteartean. Se ha conseguido consolidar una línea de trabajo que tiene como objetivo repensar lo que debe ser nuestro servicio a la juventud irunesa. Para eso hemos partido de la base de fomentar la participación con nuestros jóvenes y hacer juntos una programación que facilite el desarrollo de sus iniciativas y ponga en valor el talento emergente», explicaba la delegada, Mónica Martínez.

Por su parte, Eunate Encinas ha detallado cuáles han sido las novedades introducidas en 2018 y que han permitido confirmar el giro hacia este nuevo modelo que el servicio de Juventud ya inició en 2017. Por ejemplo, la responsable técnica del departamento se ha referido a la beca Gazteartean de investigación en materia de infancia, adolescencia y juventud con la que el servicio de Juventud busca promover el desarrollo de proyectos de investigación llevados adelante por jóvenes y abrir así abrir una nueva línea de trabajo entre el Ayuntamiento de Irun y los jóvenes. Tal como se informó a comienzos de este año, el proyecto ganador ha sido «¿Y ahora qué? Una investigación antropológica sobre la juventud de Irun», firmado por las antropólogas Alejandra Pascual, Ainhoa Barroso de la Mata y Cristina Álvarez Núñez.

Como destacan las responsables del área, fomentar la participación entre los/las jóvenes ha sido un eje permanente en todas las iniciativas puestas en práctica como lo demuestra el lanzamiento, en octubre de 2018, del programa GazteARTEan Konekta. En este nuevo paso dado por el área de Juventud, esta iniciativa se diseñó para ser la herramienta que haga efectiva la comunicación entre lo institucional y los y las jóvenes y que integrase todas las iniciativas puestas en práctica en este ámbito. En la práctica, es un servicio de mediación que busca promover la participación activa de jóvenes de Irun en el conocimiento, desarrollo y evaluación de las políticas de juventud de la localidad, así como en los recursos y programas organizados desde el área. Asimismo se quiere dar cauce al desarrollo de iniciativas y proyectos que partan de los propios jóvenes y ayudarles a llevarlos a término.

Otro ejemplo es el ciclo de sesiones participativas que ha permitido escuchar las opiniones de jóvenes de la ciudad, interesados por tomar parte en las políticas que desde el Ayuntamiento de Irun se puedan impulsar en los intereses de la juventud. El objetivo es hacer un análisis cualitativo en clave participativa para conocer los intereses y demandas de los jóvenes iruneses.

En ese trabajo por buscar formas más innovadoras por contactar con los jóvenes, cabe destacar en este repaso de novedades, la selección del Ayuntamiento de Irun dentro del proyecto IKD Gazte de la UPV. Fue un proyecto dirigido al alumnado de la universidad que contó, entre las diez entidades contactadas, con el consistorio para llevar adelante su investigación sobre las nuevas formas y formatos para activar la escucha de la juventud. «Al final se trata de innovar y probar otro tipo de canales menos convencionales para llegar a los jóvenes, escuchar sus peticiones y ayudarles a la hora de desarrollar sus inquietudes porque ellos y ellas también forman parte del día a día de la ciudad», señalaban los responsables del área de Juventud.
Innovar también en la infancia

Otro bloque importante de las novedades gestionadas por el servicio Gazteartean está ligado al ocio en familia y a aquellas actividades que pueden generar una mayor bienestar en edades tempranas, propias de la infancia. Eunate Encinas recordaba en este sentido la conferencia-taller de la experta Heike Freire ofreciendo a padres, madres, educadores, profesionales de la salud y de la infancia en general, herramientas para profundizar en su comprensión de los beneficios del medio natural, así como estrategias para acompañar adecuadamente estas vivencias. Otro programa en ese sentido consolidado en 2018 fue, con un centenar de participantes, Lurmaitte, proyecto de juego libre en la naturaleza que gira en torno a la llamada «pedagogía verde» que pretende conectar a las niñas y niños a los espacios naturales del entorno más próximo y aprovechar todo el potencial educativo que la naturaleza ofrece.

Familia ta lagun es otro programa de ocio activo en familia que se organiza un sábado cada mes con el objetivo de disfrutar en familia de una propuesta de ocio diferente y conocer de cerca el proyecto y el equipo que hace realidad los haurtxokos. 540 participantes se apuntaron en 2018.

Asimismo, hay que mencionar también la jornada que en noviembre pasado se celebró con éxito coincidiendo con el Día Universal de la Infancia y el XVII aniversario de la Convención sobre los Derechos con presencia de personas expertas en los ámbitos de la comunicación con niños, el juego en el aprendizaje y el juego libre, así como un taller para familias. Para este año ya hay fecha confirmada en mayo y con todas las plazas agotadas.

Además, durante el año 2018 se ha abordado una de las cuestiones de mayor peso en las políticas de juventud: la emancipación de las personas jóvenes. Y en este sentido, favorecer el acceso a la vivienda a las personas jóvenes es uno de los ámbitos de actuación claves en el diseño de estrategias de emancipación. Recordaba la delegada en este aspecto la puesta en marcha junto con Irunvi de las ayudas a la emancipación, una línea de ayudas que tiene su origen en los presupuestos participativos. Además de estas ayudas, Mónica Martínez recordaba que el servicio de Juventud ha elaborado una guía vivienda dirigida a los jóvenes, en la que se recogen las claves a tener en cuenta a la hora de independizarse.