Paseo de Colón. / Oihana Sánchez

El área de Policía Local informa de que esta semana se está llevando a cabo una campaña de concienciación sobre el correcto uso de las tarjetas de aparcamiento para personas con movilidad reducida. Tal como se realizó en junio se busca controlar que, dentro de los reservados habilitados en la ciudad, se hace una utilización adecuada evitando el uso fraudulento por personas no titulares de tarjetas o que se valen de estas plazas de aparcamiento para estacionar vehículos sin permiso.

Así, hasta el próximo domingo, 30 de septiembre, los agentes realizarán inspecciones aleatorias en diversas calles de Irun para comprobar el correcto uso de estas tarjetas. En detalle, se reforzarán las inspecciones habituales para la supervisión de estos usos y se comprobarán que los titulares y conductores de estos vehículos cumplen las correspondientes recomendaciones, reguladas por la Ley de Seguridad Vial. Siendo conscientes del problema que pueden tener personas con movilidad reducida a la hora de aparcar, el área de Policía Local busca garantizar así que las plazas reservadas en la ciudad están siempre habilitadas para uso exclusivo de las personas que realmente lo necesitan. “Es un asunto sobre el que venimos poniendo el foco recogiendo peticiones de sesiones de participación como el programa ‘El alcalde en los barrios’ y del Foro Ciudadano Irunés; es la cuarta campaña de este estilo de hecho que realizamos en lo que va de año”, explica la delegada de Policía Local, Cristina Laborda.

Cabe señalar que en los últimos años se han venido ampliando el número de plazas de aparcamiento destinadas exclusivamente a aquellas personas que tengan algún tipo de discapacidad física. En la ciudad actualmente hay 404 plazas de este tipo, a las que se puede acceder con una tarjeta especial que entrega el Ayuntamiento de Irun, previa valoración de dependencia que realiza la Diputación Foral de Gipuzkoa. Por ejemplo, si una persona acude al SAC para solicitar una tarjeta de este tipo, es necesario aportar el informe que acredita la discapacidad, algo que valora siempre la Diputación Foral de Gipuzkoa. Con ese informe favorable, el Ayuntamiento de Irun concede automáticamente de forma gratuita esta tarjeta.

De estas 404 plazas, 36 de ellas son nominales; esto es, son plazas más especiales todavía porque sólo las pueden utilizar una persona en concreto por haber presentado una discapacidad extrema. Estos datos forman parte de un estudio presentado en marzo del 2017 para controlar el uso correcto de estas plazas a favor de un comportamiento cívico que facilite la utilización a las personas usuarias que realmente lo necesitan.

Campaña anterior

La semana pasada se realizó un control para sensibilizar sobre el uso de teléfonos móviles y navegadores mientras se conduce, una campaña que dejó 872 vehículos controlados con un saldo de cinco denuncias.