Silanes y Barruso. / Ayuntamiento de Hondarribia

Barruso se centra en los aquellos lugares que se pueden relacionar con «la memoria histórica» entendida como tal el proceso de recuperación de las víctimas de la Guerra Civil y el franquismo.

“Hemos dividido la ciudad en zonas con edificios y lugares preminentes en la memoria histórica relativa a la época 1936 y 1975. Cada una tiene una ficha informativa, con fotografía y localización. Principalmente están el Casco Histórico, Puerto y Akartegi, Gornutz Motaña y Amute-Arkolla-Jaizubia. Es interesante saber la importancia de casas por ejemplo en la calle Norte, en Muralla Uria, o como otras villas de la Ciudad fueron residencias de verano de los Embajadores de Estados Unidos, México o Francia en España”, dijo el autor.

Larga relación con Hondarribia

“La relación de Barruso con Hondarribia es larga”, añadió Silanes, “comenzando en el año 2003, cuando con motivo de 800º aniversario de la fundación de la Ciudad, tomó parte en el equipo la redacción de la exhaustiva Historia de Hondarribia que dirigió José Luis Orella. Más tarde, en el año 2013 encabezó el proyecto, dentro del programa de memoria histórica, La represión franquista en Hondarribia a través de las fuentes orales (1936-1958).

Desde entonces hasta hoy son varios los trabajos de investigación realizados y publicados por el Ayuntamiento. En 2015, Fuerte de Guadalupe (Hondarribia) y las fortificaciones de Jaizkibel : memoria e historia. En 2018, realizó la edición crítica y estudio previo de la publicación Horas críticas: cómo se desarrolló el movimiento revolucionario en el Bidasoa, de Ramón Sainz de los Terreros. En 2019, Lo que el río también vio: guerra y represión en Hondarribia (1936-1948). Es también colaborador de la revista Hondarribia, en la que mensualmente publica artículos relacionados con la memoria histórica de nuestra ciudad.