El diputado foral de Cultura, Juventud y Deportes, Harkaitz Millán. / Diputación Foral de Gipuzkoa

Estas actividades didácticas proponen múltiples variantes en el que cada monitor puede encontrar propuestas para preparar sus sesiones. Asimismo, a lo largo de las sesiones se han integrado propuestas para el desarrollo de la inteligencia emocional. Estas actividades incluyen 12 sesiones y 28 videos breves. En esta nueva situación que vivimos en la época de la Covid-19, los monitores, coordinadores, educadores en el deporte escolar se tienen que adaptar a esta nueva situación y concienciar a los más pequeños. Este trabajo nace con el objetivo de que tengan distintas orientaciones, inspiraciones y propuestas. Es decir, ofrecer ideas diferentes e inspiración a lo largo de diferentes sesiones mediante diferentes juegos.

Harkaitz Millán, diputado de Cultura y Deportes, señala que “consideramos estas actividades imprescindibles para garantizar la salud física, mental y emocional de los niños. Porque la salud de los niños es más que enfermar y no contagiar con la Covid-19. Para ello, consideramos importante que los niños y niñas realicen el deporte escolar en las mejores condiciones posibles. Jugar, moverse, relacionarse, disfrutar y trabajar en equipo”.

Se pretende habilitar el desarrollo de habilidades emocionales y sociales. Ofrecer a los niños recursos para identificar, regular y expresar las emociones y observar cómo se encuentran durante las sesiones. Por un lado, se trabajará en la dinámica y microprácticas propuestas en las sesiones, y por otro, se propone un apartado denominado «Toolkit» o Caja de Herramientas, con una colección de herramientas para educadores y educadoras, con el objetivo de colaborar con los niños y niñas.

Lo que se pretende es que los educadores aprendan a regular las emociones, a mejorar y afinar la forma de comunicación para poder actuar con los niños de la manera más adecuada. Por lo tanto, se requiere que se trabaje la inteligencia emocional artificialmente y por ello se ha querido trabajar de forma integrada a través de los juegos. Para ello se necesita que la autorregulación, las emociones y las habilidades sociales sean transmitidas y ejemplarizadas de forma natural por el monitor.

En esta unidad didáctica se ofrecen propuestas para adaptar las sesiones en función de la edad, tanto de la instalación como del material. Se Propone que la acogida y la despedida se hagan siempre en círculo para conectar, observar cómo vienen y cómo se van, dar una mejor respuesta a las necesidades de los niños y acompañarlos en la gestión de las emociones.

Libre determinación en la dinámica diaria: se propone reducir el uso de materiales en las primeras sesiones hasta adaptarse a la organización y al grupo. Asimismo, en las primeras sesiones se desarrollará dinámicas de gran intensidad, evolucionando progresivamente hacia aquellas que requieren de mayor regulación y concentración.

“La inteligencia emocional es la habilidad que nos ayuda a los seres humanos a conocer, expresar, controlar, comprender y ponerse en su lugar, es decir, a ser empáticos. Es decir, nuestra capacidad para superar los obstáculos que aparecen a lo largo de la vida. Saber identificar, comprender y gestionar las emociones será el camino y la clave del éxito en la vida. Los niños son seres emocionales y son el conocimiento y la regulación de estas partes de su proceso de desarrollo” ha declarado el diputado socialista.

El Deporte Escolar garantiza a los niños el equilibrio y la regulación de sus ciclos energéticos. En época escolar los niños están en las aulas sentados durante mucho tiempo o bastante limitados en cuanto al movimiento. Se les exige una elevada concentración y recepción, dando lugar a una elevada concentración energética. Cuando llega el tiempo de juego o el momento del Deporte Escolar, esta energía se libera y necesitan entrar en dinámicas de expansión: jugando de forma libre, gritando, corriendo… Los niños y niñas, individual y colectivamente, pueden aprender a identificar, comunicar y expresar lo que necesitan para manejar sus emociones a través de las dinámicas lúdicas y lúdicas propuestas.

De esta manera, trabajando la conciencia y la gestión emocional, es decir, creando un ambiente de grupo sano y equilibrado. Se considera importante que este trabajo se realice de una manera natural, integrándose en las sesiones como otros juegos y dinámicas y trabajando como una línea transversal.

Por tanto, el objetivo de este programa es proporcionar la atención y el espacio necesario a las situaciones emocionales que viven los niños y niñas durante el Deporte Escolar a través de una forma lúdica y dinámica que les permita desarrollar sus capacidades de inteligencia emocional.