David Soto. / SPI

Sí se Puede Irun ha solicitado esta mañana al gobierno municipal que tenga mayor control sobre las empresas con las que contrata, en relación a los pagos que éstas realizan a pymes o autónomos

«En caso de que una promotora/constructora o cualquier otra sociedad mercantil disfrute de un contrato público para la realización de una obra o servicio en Irun, y esta a su vez, contrate a diferentes pymes para la ejecución de distintas fases de la obra o servicio, preguntamos si existía un control de los tiempos de pago a estas pymes o autónomos. Ya que a día de hoy aquellas empresas que alargan los tiempos de pago no hacen más que financiarse a costa de las pymes y autónomos».

«La realidad es que el Ayuntamiento de Irun carece de un mecanismo que le permita controlar los plazos de pago de la contratista adjudicataria a las empresas subcontratadas que participen en la ejecución del contrato. Por suerte, en la nueva ley de contratos se establece la potestad de comprobación del estricto cumplimiento de los pagos de los contratistas adjudicatarios a todos los subcontratistas o suministradores que participen en la ejecución. Aunque esa potestad será facultativa salvo en caso de contratos de gran cuantía».

«Ya hemos pedido al gobierno municipal que haga todo lo necesario para que esa potestad de comprobación se haga efectiva y que toda empresa que realice obras o servicios en Irun cumpla estrictamente con el pago en plazo a las pymes o autónomos que subcontratan. Es fundamental para no ahogar a la pequeña empresa y a los autónomos, que son los más perjudicados en la cadena de la contratación pública, junto a los trabajadores».